Los grupos salafistas hicieron hoy una demostración de fuerza en El Cairo para exigir la aplicación de la "sharía" (ley islámica) en Egipto, ante la inminente votación del borrador constitucional por parte de la asamblea encargada de redactarlo.

En la plaza Tahrir, que estaba cortada al tráfico, se congregaron miles de personas convocadas por fuerzas salafistas como Al Gamaa al Islamiya y su partido Construcción y Desarrollo y el Frente Salafista.

Los asistentes, en su mayoría hombres aunque también familias al completo, participaron en el rezo del mediodía en la plaza, durante el que el imán criticó a los liberales y laicos y alabó la "sharía".

"No nos vamos a callar hasta que se aplique la sharía, que es nuestro sueño. Quienes no quieren la sharía, solo fingen ser musulmanes", dijo el clérigo salafista en el sermón.

También denunció que a "los liberales y los laicos les importan solo sus intereses" y afirmó que "Dios dijo a los musulmanes, y no al resto de los egipcios, que Egipto será para ellos".

Entre banderas negras y blancas con el lema "No hay más Dios que Alá" y pancartas que pedían "La sharía en nuestra Constitución", desde varios escenarios levantados en la plaza se exigía que la nueva Carta Magna recoja que la "sharía" sea la principal fuente del derecho.

El artículo 2 de la futura Constitución egipcia está en el centro del debate, ya que los grupos liberales quieren que se mantenga como en la anterior Carta Magna -que solo hacía referencia a los "principios" de la "sharía"-, mientras que algunos islamistas exigen que se apliquen sus normas de modo más estricto.

El ingeniero Mohamed Abdelrahim, de 27 años, dijo a Efe en Tahrir que quiere que "la ley islámica se aplique en el gobierno y en todos los aspectos de la vida".

"Todo lo hecho por los humanos tiene errores, pero la religión es de nuestro Dios, que sabe quiénes somos y qué necesitamos para controlar nuestra vida", subrayó.

Los lemas más escuchados en la plaza fueron: "Islámico, islámico", "Vendrás, vendrás, Corán", "El pueblo quiere una Constitución que refleje su identidad" o "El pueblo quiere que se apliquen las enseñanzas de Dios".

Entre los asistentes predominaban los hombres vestidos con "galabeya" (túnica) blanca y la mujeres con "niqab" (velo que cubre todo el rostro salvo los ojos), las vestimentas típicas de los islamistas más conservadores.

La manifestación está siendo multitudinaria pese a que los Hermanos Musulmanes y el salafista Partido Al Nur, las principales fuerzas políticas, decidieron no participar en la misma.

Esta previsto que la próxima semana los miembros de la Asamblea Constituyente sometan a votación el borrador constitucional y, de ser aprobado, se presentará a referéndum popular.