No hay nada más masculino que una película de James Bond. Excepto cuando Judi Dench está en escena.

Como M, la directora del servicio secreto británico MI6, Dench ha sido la matriarca Bond: una mujer determinada, en una serie de películas que por lo general ha presentado a mujeres más superficiales.

"Skyfall" es la séptima película de Dench en la historia Bond, un reinado impecable que incluye la era de Daniel Craig y la de Pierce Brosnan como el espía británico. Por varias razones "Skyfall" es su película Bond más destacada. Por primera vez Dench no sólo está dictando órdenes desde su oficina sino que entra directamente en acción cuando un ex agente de MI6 (interpretado por Javier Bardem) quiere vengarse de ella.

"Es muy agradable poder dejar el escritorio", dijo Dench en una entrevista telefónica reciente desde Londres. "Es muy agradable hacer trabajo de campo, como lo fue, y tener algo de acción. Me hizo sentir muy madura, no sólo son mis compañeros quienes están disparando pistolas, yo también tengo la oportunidad".

Tan pronto como Dench entró al mundo Bond, dejó en claro que era una fuerza a la que habría que respetar, una que un galán con pistola no tomaría a la ligera.

Cuando M, una aficionada al whisky, se presenta en "Goldeneye", de 1995, le informa a Bond que no es sólo "una gerente", como Bond admite creer.

"Me parece bien, porque creo que eres un dinosaurio sexista y misógino", le responde M. "Una reliquia de la Guerra Fría cuyos encantos de chico de nada sirven conmigo, obviamente le llamaron la atención a la joven que mandé a que te evaluara".

Después le dice que tiene "las agallas" para hacer que Bond muera si se necesita.

Claro que es intimidante.

"Un hombre que le dice eso a Bond es una cosa, pero una mujer que se lo decía era diferente", dijo Dench.

En parte por esa escena, Dench consideró el papel "estupendo". Dijo que no se dio cuenta de la importancia que tantos le darían a una mujer en el papel de M, o lo largo que resultaría ser. Su esposo, el fallecido Michael Williams, celebró la decisión: "Pensaba que vivir con una mujer Bond era algo muy emocionante".

Así que tras siete películas y 17 años Dench, de 77, una actriz celebrada por sus interpretaciones de Shakespeare en los teatros británicos y por películas como "Escándalo" y "Shakespeare apasionado", se ha convertido, al igual que otros actores de teatro como Alec Guinness ("La Guerra de las Galaxias") e Ian McKellen ("El señor de los anillos"), en una figura conocida por muchos gracias a esta taquillera serie.

Dench heredó el papel de M de Robert Brown, quien interpretó al personaje en "007: Octopussy contra las chicas mortales " de 1983 hasta "007: Con licencia para matar" de 1989. Bernard Lee, a quien Dench considera su héroe, interpretó por primera vez el personaje de Ian Fleming y duró con él 11 películas, de "Dr. No" de 1962 a "Moonraker" de 1979. John Huston y Edward Fox también fueron M en una película cada uno.

El director de "Skyfall" Sam Mendes trabajó previamente con Dench cuando era un joven de 24 años montando "The Cherry Orchard" en los teatros de Londres.

"Ella fue la primera actriz renombrada con la que trabajé", dijo Mendes. "Aprendí más de verla, de ver cómo trabajaba, que todo lo que había hecho antes. Ella nunca se consideró una maestra, tenía mucha humildad y mucha gracia como para considerarse una eminencia. Pero de hecho no se trataba de lo que dijera, se trataba de cómo se manejaba y cómo ensayaba, cómo pensaba sobre la obra, su dedicación a la obra y al público, su ética de trabajo".

Dench recuerda a Mendes como "muy sabio en aquel entonces".

"Recuerdo que le decía, '¿Podría intentar algo de esta manera?' Y él respondía 'Puedes, pero no va a funcionar''', dijo Dench. "En cuanto él me sugirió algo en esta película le dije 'bueno, lo puedo hacer pero no funcionará'''.

"Skyfall" es la última película de Dench en la historia Bond. En ella le hereda el papel a Ralph Fiennes. Fue un secreto difícil de mantener, dijo Dench, especialmente a su nieto de 15 años. Si hablábamos mucho "nos iban a mandar al paredón".

"Son 17 años de trabajar con una de las actrices más extraordinarias de la historia", dijo la productora de Bond Barbara Broccoli. "Le ha dado una gran dimensión a este personaje. Es muy difícil cerrar ese capítulo. Pero termina con una gran dignidad y creo que es una de las mejores interpretaciones. Nos deja entre lágrimas y risas. Siempre la recordaremos por este personaje".

Que termine con Bond no es que Dench dejé de hacer cosas.

"Para nada", dijo. "Definitivamente no. Podré seguir por años, quizá regresaré como fantasma, eso sería muy al estilo de Shakespeare".

___

Jake Coyle está en Twitter como: http://twitter.com/jake_coyle