Susana Higuchi, la exesposa del expresidente peruano Alberto Fujimori, está a favor del indulto humanitario pedido para él por los hijos de ambos, aunque consideró que vive "a cuerpo de rey" en la prisión donde cumple una condena a 25 años por delitos de lesa humanidad.

En declaraciones hechas el jueves por la noche al Canal N de la televisión local que reproduce hoy la prensa peruana, Higuchi dijo que al hacer un balance de los aciertos y los errores del régimen fujimorista (1990-2000) "las cosas positivas pesan más".

Añadió que está a favor de la gracia presidencial para su exesposo por "el amor a sus hijos y sus nietos" e incluso señaló que estuvo a punto de unirse al pedido de indulto que presentaron sus cuatro hijos (Hiro, Keiko, Sachi y Kenji) al presidente Ollanta Humala.

"Yo estaba dispuesta a firmar el documento. Además, haciendo un balance entre lo que hizo bien y los errores, ganan las cosas buenas: pacificó el Perú y mejoró la economía. Por eso gana el indulto", dijo.

Higuchi señaló, sin embargo, que no cree que el expresidente "esté moribundo" ni que sus condiciones de reclusión sean inadecuadas.

"Esta viviendo a cuerpo de rey", acotó antes de indicar que no le guarda rencor por los serios problemas que llevaron a su separación.

Higuchi se separó de Fujimori al poco tiempo de que éste iniciara su Gobierno y tras denunciar que los familiares del exgobernante estaban vinculados con la venta ilegal de ropa y artículos donados por Japón a Perú.

La mujer aseguró, además, que había sido retenida en un ambiente del Palacio de Gobierno de Lima por orden de Vladimiro Montesinos, que era asesor de Fujimori, y que fue sometida a torturas.

"No lo odio (a Fujimori), tanto así que intenté ir a visitarlo, pero él no quería verme", señaló antes de decir que Montesinos también le pidió disculpas "de rodillas" durante un proceso judicial que se celebró en la Base Naval del Callao.

El diario limeño La República afirmó el pasado 29 de octubre que Fujimori tiene una prisión privilegiada con un área de 10.050 metros cuadrados e incluso una zona a la que no puede ingresar la Fiscalía.

El rotativo señaló que Fujimori recibió una serie de privilegios otorgados de manera paulatina por el Gobierno de Alan García (2006-2011) después de negociaciones políticas desde que fue extraditado desde Chile, en septiembre de 2007.

Según el medio, Fujimori eligió ser recluido en un cuartel policial en el distrito de Ate-Vitarte, donde al principio tuvo una celda de 190 metros cuadrados que fue extendida el 2 de mayo de 2008 a 891,32 metros cuadrados y luego se le habilitó un área de 10.050 metros cuadrados para el penal, donde es el único preso.

El congresista Kenji Fujimori, hijo menor del exgobernante, mostró el martes pasado un croquis de las instalaciones de la prisión de su padre y aseguró que su celda es de 14 metros cuadrados y todos los demás ambientes son "áreas comunes".

Los medios señalaron, sin embargo, que ésto confirmó que Fujimori cuenta con instalaciones privilegiadas en relación a cualquier otro preso en el país, ya que es la única persona en ese penal policial.

Medios locales publicaron el jueves fotografías de los ambientes de la prisión, donde se ve que cuenta con una cama especial, cocina, televisión y libros, además de otras comodidades, lo que generó la molestia de los congresistas fujimoristas que han acusado a la ministra de Justicia, Eda Rivas, de haber entregado esas imágenes.

Los hijos de Fujimori han presentado la solicitud de indulto humanitario con el argumento de que el exmandatario sufre de un cáncer a la lengua que los médicos indican que está controlado y no representa peligro para su vida.