Una unidad formada por diez miembros de la Fuerza Aérea estadounidense llegó hoy a la base de Lask, en el centro de Polonia, donde formarán el primer contingente militar de Estados Unidos con presencia estable en este país ex comunista.

Las tropas, que cuentan con dos cazas F-16 y un avión de transporte tipo Hércules C-130, fueron recibidas por el ministro polaco de Defensa, Tomasz Siemoniak, y el embajador estadounidense en Polonia, Stephen Mull.

Esta unidad servirá de punto de apoyo en la realización de ejercicios conjuntos y entrenamientos para fuerzas aéreas de diferentes países.

El personal del destacamento estará acompañado por un máximo de 200 pilotos que se rotarán trimestralmente en estas instalaciones.