Las tropas del régimen sirio bombardearon hoy varios barrios de Damasco y localidades de su periferia y se enfrentaron a los rebeldes en la provincia oriental de Deir el Zur, mientras la oposición trata de unificar sus filas en Doha.

Los aviones de combate del régimen atacaron la zona de Guta al Sharquiya, cerca de la capital, de donde se elevan grandes columnas de humo, según un comunicado de los opositores Comités de Coordinación Local (CCL).

Los bombardeos de los tanques afectaron, por su parte, a los distritos de Kafer Susa, Daraya y Naher Aisha, que son sobrevolados por helicópteros militares.

Los CCL informaron también de que se registró una explosión en la capital y que en la población de Darwasha, en los alrededores de Damasco, tienen lugar duros enfrentamientos entre las tropas gubernamentales y los rebeldes.

Los combates entre ambos bandos se recrudecieron, asimismo, en Deir el Zur, en las proximidades de una sede de la Seguridad militar.

Sobre estos choques, la red Sham señaló que los combatientes del Ejército Libre Sirio (ELS) se dirigen al aeropuerto de Al Himdan en la cercana ciudad de Al Bukamal, fronteriza con Irak.

Este grupo y la Comisión General de la Revolución Siria dijeron, además, que las fuerzas del régimen bombardearon de nuevo la localidad de Ras Ein en la provincia de Hasaka (noroeste).

En Ras Ein, los rebeldes tomaron ayer el control de un puesto fronterizo con Turquía y libraron combates con el ejército, en los que fallecieron más de una veintena de efectivos de ambos bandos.

Entretanto en Alepo, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos señaló en una nota que los barrios de Bab al Nasr, Bab Yenin y Suleiman el Halabi fueron bombardeados.

En esta ciudad, los enfrentamientos entre los insurgentes y las tropas gubernamentales causaron dos muertos en Karam al Yabal, al tiempo que otros combates se desarrollan en los alrededores de aeropuerto, de acuerdo a este grupo opositor.

Mientras la violencia se intensifica en el país, los distintos grupos de la oposición siria, entre el ellos el Consejo Nacional Sirio (CNS), mantienen desde ayer una crucial reunión en Doha para tratar de aunar sus posturas.

En este encuentro se está analizando una iniciativa del independiente Riad Seif, que pretende crear un nuevo órgano que agrupe a todas las partes opositoras, algo a lo que el CNS se ha mostrado reticente hasta ahora.

El CNS, por su parte, tiene previsto elegir en esta jornada a su nuevo presidente -puesto ocupado hasta ahora por Abdelbaset Seida- y a su Oficina Ejecutiva.

Esta formación, que trata de agrupar a toda la oposición, amplió esta semana su Asamblea General para acoger a nuevas facciones y anunció ayer la composición de su Secretaría General.

La cumbre de Doha es de vital importancia para evitar la paulatina pérdida de credibilidad del CNS y lograr, tras meses de intentos frustrados, una unión en las filas opositoras.