Argentina es un país "apegado al derecho y que honra sus deudas" enfrentado a un grupo de "especuladores que aletean como buitres", afirmó el embajador argentino en Estados Unidos, Jorge Argüello, en una carta pública difundida hoy.

Argüello, embajador de Argentina en EE.UU., respondió así a una carta dirigida a los inversionistas por el financiero Paul Singer, relacionada con una disputa por deudas que ha llevado a la incautación en Ghana de la fragata insignia de la Marina de Guerra argentina desde el 2 de octubre.

En su carta, Singer, titular del fondo de especulación financiera Elliott Management, propietario de NML Capital, que reclama el pago de bonos soberanos que cayeron en suspensión de pagos a finales de 2001, había afirmado que su grupo "no compró deuda argentina" para quedarse "con un barco demasiado grande para navegar en Long Island".

Argüello sostiene, en su respuesta, que Singer "y sus amigos compraron esos títulos (de deuda argentina)" cuando la economía de ese país estaba "moribunda", en 2001, "para litigar y obtener después por el valor nominal lo que consiguieron por monedas".

El cese de pagos argentino, el más grande de la historia moderna, abarcó bonos soberanos por 102.000 millones de dólares.

La mayor parte de la deuda fue reestructurada con una quita del 65,4 % en 2005, seguida de una nueva oferta de canje en 2010, pero sigue habiendo acreedores que no aceptaron refinanciar y reclaman la totalidad de la deuda.

"Argentina ha solucionado el 93 % de la deuda defaulteada (sic) en 2001", añadió Argüello. "Y los bonos atados al aumento del producto interior bruto han compensado a esa grandísima mayoría de los acreedores que confiaron que ese potencial, como efectivamente ocurrió, se transformaría en crecimiento económico".

"Singer y sus amigos hablan ahora de 'repudio de deudas' y 'castigo a los bonistas'", señaló la carta del embajador argentino. "¿Puede un inversor serio concluir que un proceso que incluyó a más de 9 de cada 10 acreedores supuso 'una de las peores ofertas de reestructuración de deuda soberana en la historia'?"

"Más bien, señor Singer, usted y sus amigos ya no saben cómo explicar el fracaso de su apuesta a la usura y su ensañamiento legal para satisfacer sus intereses espurios", escribió Argüello. "Hoy, en el mundo entero está claro quiénes son, cómo operan y cuál es la esencia de los fondos buitre: la especulación".

"El mundo entero observa cada vez más interesado cómo evoluciona esta confrontación de un país y un gobierno apegados al derecho, que honran sus deudas y las cancelan debidamente, y un grupo de especuladores que insisten en aletear como buitres", añadió.

"Pero las cosas están cambiando, ya no sobrevuelan sobre una economía argentina moribunda y el resto del mundo va tomando conciencia de que, para recuperarse de las crisis, necesita inversores y emprendedores de verdad", concluyó Argüello.

NML ha solicitado a un tribunal en Nueva York que se pronuncie rápidamente en la querella de algunos acreedores que pretenden cobrar bonos de Argentina, afirmando que miembros del Gobierno argentino "han declarado su intención de no pagar".

El 26 de octubre un tribunal federal de apelaciones en Nueva York dictaminó que Argentina no puede efectuar pagos de deuda soberana reestructurada en tanto siga negándose a pagar a quienes tienen bonos en mora.

El tribunal de apelaciones remitió el caso a un juez a fin de que éste aclare cómo se elaborará una fórmula de pagos.

El dictamen fue una victoria para Elliott Management, un fondo de especulación de 21.000 millones de dólares cuyo presidente y otros inversionistas se negaron a participar en dos reestructuraciones de la deuda de Argentina, país que entró en mora en 2001.