La comisión presupuestaria del Bundestag, el parlamento federal alemán, aprobó hoy los presupuestos de Alemania para 2013, que contemplan un nuevo endeudamiento de 17.100 millones de euros, 1.700 millones menos de lo calculado en el borrador del titular de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Después de 13 horas de debates hasta bien entrada esta madrugada, los presupuestos fueron aprobados con los votos de los partidos de la coalición gubernamental, formada por cristianodemócratas (CDU), socialcristianos bávaros (CSU) y liberales (FDP).

La oposición, integrada por socialdemócratas (SPD), verdes y La Izquierda, acusó a las formaciones del gobierno de practicar "cosmética" presupuestaria para mejorar su imagen con vistas al recién iniciado año electoral.

Los presupuestos de Alemania para 2013 contemplan un gasto total de 302.000 millones de euros, de los que 34.800 millones serán destinados a distintas inversiones, con un aumento de 468 millones de euros sobre los planes iniciales de Schäuble.

Asimismo prevén unos ingresos fiscales de 260.611 millones de euros, así como 24.290 millones de euros mas producto de privatizaciones.

"En un acto de firmeza la coalición ha conseguido reducir aun mas el nuevo endeudamiento previsto en el borrador presupuestario", señaló en nombre de los partidos de la coalición, el experto presupuestario cristianodemócrata, Norbert Barthle.

Por parte de la oposición, el socialdemócrata Carsten Schneider, criticó que "los gastos suplementarios para estos presupuestos electorales solo se han podido sacar adelante con trucos gestores e ingresos por privatizaciones que el ministro de Finanzas Schäuble jamás habría tolerado en el caso de Grecia".

Por otro lado, el pleno del Bundestag aprobó anoche la creación de un nuevo organismo de supervisión para el control de los precios de los combustibles en las gasolineras, bautizado como central de transparencia del mercado.

La nueva ley obliga a las gasolineras a comunicar a esa central las subidas de precios de los combustibles y a informar sobre donde y a que precio los han adquirido a los mayoristas.

Además contempla que las subidas de precios se comuniquen en tiempo real en internet para que los conductores, con la ayuda de teléfonos inteligentes o navegadores, puedan localizar la gasolinera mas cercana con los precios mas baratos.