El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) otorgó hoy un crédito de 40 millones de dólares para la puesta en práctica de una nueva ley educativa en Bolivia, que exige que la secundaria sea obligatoria y tenga carácter humanístico-técnico.

La norma, conocida como ley de Educación Avelino Siñani-Elizardo Pérez en Bolivia, trata de formar bachilleres con capacidades socioproductivas, indicó el organismo internacional en nota de prensa.

De este modo, todos los estudiantes de secundaria se graduarán con un título de Bachillerato con concentración en una de 8 menciones: agropecuaria, industrial, comercial, servicios, turismo, artes, salud, educación física y deportes.

El crédito apoyará la implementación de las 3 nuevas modalidades del Bachillerato en los Centros Tecnológicos Experimentales para zonas urbanas, los Centros Educativos de Formación Integral Técnica Humanística para zonas rurales de tamaño medio que funcionarán como internados, y los Talleres Tecnológicos en núcleos educativos en zonas rurales dispersas.

El proyecto, además, incluye intervenciones en la formación de maestros y tiene previsto cubrir 55 municipios en los nueve departamentos del país.

"El programa es innovador y bien articulado a las realidades locales de Bolivia", afirmó Aimee Verdisco, jefa del equipo del proyecto del BID.

"El hecho de que la mayoría de municipios participantes sean de la zona rural, contribuirá a mejorar la equidad de la educación y cerrar las brechas existentes entre zonas urbanas y rurales", agregó.

Durante las últimas décadas, el acceso a la educación primaria en Bolivia ha mejorado de manera significativa alcanzando tasas de escolarización neta de más de 80 por ciento.

Los avances en primaria han resultado en una explosión de demanda de educación secundaria, lo que ha provocado que la matrícula total en este nivel se haya duplicado en los últimos 10 años.

El financiamiento del BID consiste en 8 millones del Fondo para Operaciones Especiales a un plazo de 40 años; y 32 millones más procedentes del Capital Ordinario a 30 años de plazo y 5,5 años de gracia.