El Gobierno de Estados Unidos anunció hoy que destinará 6,1 millones de dólares para ir en auxilio de Haití, que afronta serias dificultades humanitarias debido a los estragos del huracán "Sandy" que azotó la nación caribeña el mes pasado.

La embajadora estadounidense en Puerto Príncipe, Pamela A. White, dio a conocer a través de un documento que la suma no reembolsable tiene el propósito de mejorar la seguridad alimentaria y la agricultura, dos de las áreas más vulnerables en la actualidad en Haití.

En el comunicado, la diplomática afirmó que la oficina en Haití de la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo (USAID, por su sigla en inglés), ha suministrado medicamentos a unas 2.500 personas afectadas de cólera en el sur haitiano.

Asimismo, que se aprobó la distribución de 50 toneladas métricas de alimentos en el sur y el sureste de Haití, donde también continúa evaluando los efectos del fenómeno para aumentar su presencia y colaborar con el Departamento de Protección Civil del país.

El aporte del Gobierno estadounidense se produce un día después de que Haití y las oficinas locales de la ONU clamaran ante la comunidad internacional aportes por el orden de los 39 millones de dólares para hacer frente a la grave situación humanitaria causada por los destrozos e inundaciones dejadas por "Sandy".

"El impacto del huracán 'Sandy' en Haití ha sido extremadamente severo y aumenta aún más ante la frágil situación del país frente a los desastres naturales", afirmó en esa oportunidad el primer ministro de Haití, Laurent Lamothe.

El jefe del Gabinete haitiano aseveró que las vidas de más de un millón de personas están en riesgo si no se toman medidas rápidamente.

Lamothe recordó, además, que "Sandy" causó la muerte de 54 personas y dejó a otras miles sin acceso a servicios básicos de salud, agua potable y educación.