Los precios de las acciones cerraron la sesión del jueves con una caída por segundo día consecutivo ante la preocupación de los inversionistas por el posible estancamiento político en Washington, luego que el presidente Barack Obama fuera reelegido y los republicanos conservaron el control de la Cámara de Representantes.

El índice industrial Dow Jones perdió 121,41 puntos, para cerrar en 12.811, con lo que se ha hundido 434 unidades en dos jornadas.

En tanto, el índice Standard & Poor's cayó 17,02 puntos, a 1.377,51, mientras que el referente compuesto Nasdaq retrocedió 41,71 unidades, a 2.895,58.

El miércoles, el Dow se desplomó 313 enteros, su peor caída en una jornada durante este año y la quinta más considerable en un día posterior a unas elecciones presidenciales. La peor jornada tras unos comicios nacionales fue en 2008, en plena crisis financiera, luego que Obama fue elegido por vez primera.

La caída de las dos sesiones ocurrió ante el nerviosismo por la tambaleante economía europea y las perspectivas de más disputas en Estados Unidos, donde la política fiscal resurgió como tema de conversación, tras las elecciones del martes.

En particular, los inversionistas temen a lo que se considera un "precipicio fiscal", una combinación de alzas en los impuestos y recortes al gasto gubernamental, que podría ocurrir en Estados Unidos a menos que el Congreso apruebe medidas para el 1 de enero.

Los inversionistas consideran este fenómeno una amenaza seria para la recuperación económica.

"Antes de las elecciones, se pensaba que éstas eliminarían un factor de incertidumbre, pero ha ocurrido lo contrario", dijo Tyler Vernon, jefe de inversiones de Biltmore Capital Advisors en Princeton, Nueva Jersey.

Las acciones han avanzado en lo que va del año, pero se ubican muy por debajo de su nivel máximo de 2012, observado en septiembre. En aquellas fechas, la Reserva Federal anunció una tercera ronda de su programa de compra de bonos, que busca abatir los costos de los créditos y alentar los préstamos.

El S&P 500 se ubica 6% debajo de su mejor cierre del año, de 1.465 puntos, observado el 14 de septiembre. Aquel fue su máximo nivel en casi un lustro.

Aun así, este indicador ha ganado 10% en este año.

Casi tres acciones bajaron por cada una que ascendió en la Bolsa de Valores de Nueva York, donde el volumen de operaciones fue superior al promedio reciente, al llegar a 3.700 millones de títulos.

En otros mercados internacionales, el FTSE 100, principal indicador de la bolsa británica, decreció 0,3%, a 5.776,05, mientras que el DAX alemán bajó 0,4%, a 7.204,96, y el CAC-40 francés cerró con un descenso marginal del 0,1%, en 3.407,68.

El precio del petróleo de referencia se incrementó 65 centavos, a 85,09 dólares, en la Bolsa Mercantil de Nueva York. Y en el mercado londinense ICE, el crudo Brent del Mar del Norte avanzó 51 centavos, a 107,33 dólares por barril.