Una retrospectiva del Kunstmuseum de Stuttgart (sur de Alemania), con un total de 120 obras procedentes de distintas colecciones alemanas, recorrerá desde mañana la obra de Otto Dix y su impacto en las corrientes artistas del siglo XX.

"Das Auge der Welt. Otto Dix und die neue Sachlichkeit" -"El ojo del mundo. Otto Dix y la nueva objetividad"- es el título de la muestra, incluida en la serie de otras exposiciones de menor volumen y estudios que se desarrollan en paralelo en las ciudades de Dresde (este), Mannheim y Böblingen (sur).

La exposición del Kunstmuseum de Stuttgart profundiza en el papel de Dix (1881-1969) como descubridor de un nuevo lenguaje artístico, apunta el Kunstmuseum, en un comunicado difundido coincidiendo con la visita previa para los medios.

Este espíritu innovador se plasma tanto en sus primeras obras de los años 20 como en sus posteriores retratos, drásticas escenas bélicas o imágenes de la sociedad alemana de entreguerras, incluidos sus burdeles.

La retrospectiva plasma así la nueva estética que representó Dix, enmarcada en las corrientes artísticas de la primera mitad del siglo pasado y la confronta, además, con la de coetáneos como Georg Grosz y Rudolf Schlichter.

El título genérico de la muestra remite a la exposición abierta en 1925 en la ciudad de Mannheim, bajo el nombre de "La nueva objetividad".

Dix participó en esa muestra con ocho obras, representantes de una concepción en que confluían el realismo identificado con el izquierdismo con el clasicismo más conservador.

Especialmente impactantes son las escenas bélicas, en contraste con sus célebres imágenes de burdeles y bajos fondos, retratos de la decadente, frágil y democrática república de entreguerras.

Tras la llegada de Adolf Hitler al poder, en 1933, Otto Dix quedó inhabilitado para ejercer la docencia en la Escuela de Bellas Artes de Dresde.

Perdió, asimismo, a buena parte de los acaudalados personajes para los que hasta entonces había realizado algunos de sus más célebres retratos, a lo que siguió su retirada a orillas del lago Constanza, en el sur del país.

La exposición estará abierta al público en el Kunstamuseum hasta el próximo 7 de abril.