Las exportaciones alemanas registraron en septiembre de este año un retroceso del 3,4% frente al mismo mes de 2011, mientras las importaciones se redujeron en un 3,6 %, informó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis).

Tras las buenas cifras de agosto, los técnicos de Destatis se mostraron sorprendidos por el fuerte retroceso de las exportaciones en el mes siguiente, para las que habían calculado inicialmente una baja inferior al 2,0%.

El organismo público con sede en Wiesbaden, en el centro del país, señaló que las exportaciones alemanas alcanzaron en septiembre de 2012 un volumen de 91.700 millones de euros, mientras las importaciones ascendieron a 74.900 millones de euros.

Los técnicos de Destatis explicaron que la mayoría de las exportaciones alemanas, por un volumen de 52.600 millones de euros, se dirigieron los países socios de la Unión Europea (UE), aunque estas se redujeron un 7,0 % en la comparación interanual.

A su vez, Alemania recibió productos y servicios mayoritariamente de sus socios europeos por un montante de 47.500 millones de euros, lo que supone igualmente un retroceso del 4,8 % frente a septiembre de 2011.

El retroceso de las exportaciones e importaciones con los socios de la UE fue achacado por los expertos de Wiesbaden a la crisis de la zona del euro que afecta sobre todo a los países mediterráneos.

Si se incrementaron en cambio en un 1,8 % las exportaciones a terceros países, sobre todo a las naciones emergentes, hasta alcanzar en septiembre de 2012 un volumen 39.200 millones de euros, mientras las importaciones bajaron en un 1,4 % hasta 27.400 millones.