Euro Disney registró una pérdida de 85,6 millones de euros en su año fiscal, que concluyó en septiembre, lo que supone un 54 % más que un ejercicio antes, y que el grupo que explota el complejo de parques temáticos de las afueras de París atribuyó a los costos de financiación de su deuda.

Las cargas financieras anuales totalizaron 103,7 millones de euros, un 37 % superiores a las del ejercicio precedente, indicó en un comunicado Euro Disney.

La empresa recordó que su plan de refinanciación, que finalizó el pasado 27 de septiembre, supone sobre todo créditos de 1.332 millones de euros que reducirán el tipo de interés medio que paga por su deuda.

El resultado bruto operativo (ebitda) bajó a 177,2 millones de euros, comparados con los 184,5 millones de un año antes, lo que representó un 13,4 % de la facturación, frente al 14,3 % anterior.

Los ingresos, por su parte, se incrementaron un 2,3 % a 1.324,3 millones, gracias al buen comportamiento de las actividades turísticas (+3,4 %), que permitieron compensar el bajón de las de desarrollo inmobiliario (-58,7 %).

El volumen de negocios de los dos parques temáticos se incrementó un 4 % hasta 723,2 % debido al aumento del 3 % del número de visitantes, a 16 millones, y del 1 % del gasto medio por persona (a 46,44 euros).

En el complejo hotelero Disney Village, la facturación registró un ascenso del 1,5 % hasta 510,8 millones de euros, por el doble efecto de una mejora del gasto medio por habitación (a 231,33 euros) que compensó la reducción de la tasa de ocupación (3,1 puntos porcentuales menos al 84 %).

El resto de los negocios turísticos reportó 45,9 millones de euros, frente a los 37,7 millones un año antes.

Euro Disney, que pretende reembolsar 1.400 millones de euros a su casa matriz Walt Disney en el actual ejercicio, confía, según expresó su presidente, Philippe Gas, en mantener su apoyo con el fin de continuar con "el crecimiento de nuestras actividades para lograr una rentabilidad sostenible en los próximos años".