Honduras ve difícil ser elegible para la segunda fase de la Cuenta del Desafío del Milenio que impulsa Estados Unidos, dijo hoy la designada presidencial (vicepresidenta) del país centroamericano, María Antonieta Guillén.

"Yo veo difícil acceder a la elegibilidad" de la Cuenta del Milenio, que se reunirá el 15 de diciembre próximo, indicó Guillén en un comunicado de la Casa Presidencial.

De esa iniciativa, cuya primera fase terminó en septiembre de 2010, Honduras recibió unos 215 millones de dólares que fueron invertidos en proyectos sociales, entre ellos el mejoramiento y ampliación de la carretera CA-5, que comunica a Tegucigalpa con San Pedro Sula, las dos ciudades más importantes del país.

Según Guillén, pese a que Honduras no cuenta con una "evaluación positiva" en el programa Umbral de la Cuenta del Milenio, el país ha tenido avances en la corrupción y el manejo de las finanzas públicas.

Ante tal situación, Honduras "difícilmente accederá en diciembre a otro compacto con la Cuenta del Milenio, ya que el país cambió de categoría y esto implica mayores requisitos", aseguró la vicepresidenta hondureña.

Honduras pasó de la categoría de los países de "renta baja" a "renta media baja", según el comunicado.

"Esta circunstancia define un panorama distinto, Honduras pasa a otro nivel, hay mejoras, pero es más complicado lograr las calificaciones para cumplir con esos indicadores", insistió Guillén, quien señaló que los indicadores de la Cuenta del Milenio no solo califican al Gobierno sino a todo el país.

En 2011 la Cuenta del Milenio seleccionó a Honduras para desarrollar un Programa Umbral, que tiene un presupuesto de hasta 15 millones de dólares.

La embajada de Estados Unidos en Tegucigalpa informó en un comunicado de que una misión de la Cuenta del Milenio está de visita en Honduras para "revisar el progreso en el diseñó del programa" Umbral que se desarrolla en el país por medio de un riguroso proceso de diagnóstico.

El objetivo del Programa Umbral es ayudar a Honduras a identificar los principales "cuellos de botella" en la economía y disminuirlos a través de la implementación de reformas a las políticas públicas, agregó la legación estadounidense.

La Cuenta del Milenio también apoya a Honduras en el Programa de mejoramiento de las Políticas Públicas (PIP) para mejorar "el control de la corrupción por medio de reformas dirigidas a mejorar el manejo de finanzas públicas e incrementar la transparencia fiscal".

Los esfuerzos de Honduras para mejorar el control de la corrupción se ven reflejados en el índice del Banco Mundial que la Cuenta del Milenio utiliza, agregó el documento de la legación estadounidense, que también señaló que eso no se verá en la hoja de indicadores para el país centroamericano.