El presidente de Haití, Michel Martelly, envió hoy un mensaje de condolencia en nombre del pueblo y del Gobierno de su país a los familiares y allegados de las víctimas del terremoto que azotó el miércoles a Guatemala, donde han muerto al menos 52 personas y otras 22 están desaparecidas.

"Después de haber sido víctima de un desastre natural, el pueblo haitiano tiene un especial sentimiento de solidaridad con el pueblo y el Gobierno de Guatemala", dijo Martelly en un comunicado difundido por la Presidencia del país.

Haití sufrió en enero de 2010 un devastador terremoto que dejó al menos 300.000 muertos, además de 1,5 millones de afectados, de los que todavía cerca de 400.000 viven en campamentos provisionales bajo lonas, carpas y tiendas de campaña.

"Haití y yo sentimos lo mismo que en este momento de gravedad siente el pueblo guatemalteco. Estamos consternados ante el recuerdo de todos los damnificados de la tragedia", afirmó el jefe del Estado haitiano, quien deseó que el pueblo de Guatemala no pierda la esperanza.

En Guatemala se contabilizan 5.251 damnificados y 1,2 millones de personas afectadas por interrupciones en los servicios de agua potable, energía, comunicaciones y transporte, dijo hoy el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina.

El mandatario decretó el "estado de calamidad pública" en los departamentos de San Marcos, Quetzaltenango, Quiché y Huehuetenango, los más afectados por el sismo, de magnitud 7,2 en la escala abierta de Richter.

El "estado de calamidad pública", que tendrá una vigencia de 30 días y prohíbe las concentraciones, espectáculos públicos, el porte de armas, además de limitar la libre circulación, permitirá al Gobierno atender con más rapidez la emergencia, precisó el gobernante.