El líder del torneo alemán, el Bayern Múnich, recibe el sábado al Eintracht Frankfurt, el equipo sorpresa de la temporada, mientras que el vigente campeón, el Borussia Dortmund, visita al colista Augsburgo.

El Schalke, segundo clasificado, recibirá al Werder Bremen en uno de los partidos más atractivos de la jornada.

El Bayern ha acumulado una ventaja relativamente cómoda, de siete puntos, sobre el Schalke y el Eintracht que, recién ascendido, ha logrado meterse en la disputa por las casillas de la parte alta de la clasificación.

Para el Eintracht, con Armin Veh en el banquillo, su partido del sábado contra el Bayern es algo así como un examen de grado en medio de una temporada que ha estado por encima de todas las expectativas.

El reto es difícil porque el Bayern se viene mostrando bastante intratable ya ha reaccionado bien después de sus primeras dos derrotas de la temporada, contra el Bate en la Liga de Campeones y posteriormente contra el Bayer Leverkusen en la Bundesliga.

La semana pasada liquidó a domicilio al Hamburgo (0-3). El entrenador Jupp Heynckes dijo después de ese partido que lo único que le preocupaba era que había demasiada euforia antes de haber ganado nada. Anoche, en la Liga de Campeones, la fiesta continuó con un 6-1 ante el Lille que puede hacer que la euforia que preocupa a Heynckes aumente.

Sin embargo, hubo síntomas que mostraban que el Bayern tiene cierta rabia acumulada tras dos temporadas sin títulos que hacen que el júbilo se mantenga dentro de cierto marco.

El meta Manuel Neuer, por ejemplo, estaba furioso con el gol en contra, que llegó cuando el Bayern ya ganaba 5-0. Y Bastian Schweinsteiger se ganó un amarilla por ir a pelear un balón como si en él se le fuera la vida cuando el partido estaba ya 6-1.

El hambre del Bayern es lo que parece faltarle al Dortmund en esta Bundesliga tras dos años de dominio casi absoluto. Los de Jürgen Klopp, a diferencia de lo que ocurre en la Liga de Campeones, no juegan normalmente en el torneo doméstico con al intensidad a la que habían acostumbrado a su público en los últimos ejercicios.

En parte, eso se debe a que la mayoría de los rivales salen en plan defensivo y el Dortmund, un equipo al que se le da bien el fútbol de vértigo, ve obligado a echar mano de la paciencia y de la circulación de pelota para encontrar espacios.

Por ello, contra el Augsburgo tendrá que salir en plan de buscar un gol tempranero para que no empiecen a crecer los nervios a medida que pasan los minutos.

La distancia que separa al Dortmund del Bayern es de once puntos, del Schalke y del Eintracht lo separan cuatro unidades. Y el Bayer Leverkusen también está por encima con dos puntos más. Todo eso, hace que para los de Klopp sea hora de empezar a sumar.

El Schalke-Werder Bremen es un partido bastante atractivo entre dos equipos que están en plan de crecer. El Schalke viene de un revés ante el Hoffenheim, cayó 3-2. El Bremen, un equipo en el que el entrenador está intentando un nuevo comienzo con un grupo de jugadores jóvenes, ha ganado sus últimos dos compromisos.

El siguiente es el programa completo de la jornada:

Viernes:

Maguncia 05-Núremberg.

Sábado:

Bayern-Eintracht, Schalke-Werder Bremen, Friburgo-Hamburgo, Augsburgo-Borussia Dortmund y Fortuna Düsseldorf-Hoffenheim.EFE

Domingo:

Wolfsburgo-Bayer Leverkusen, Stuttgart-Hannover 96 y Greuther Fürth-Borussia Mönchengladbach.