El ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, prometió hoy perseguir "con toda la fuerza de la ley" a los autores de la masacre de diez campesinos perpetrada el miércoles, al parecer, por integrantes de la banda de origen paramilitar Los Rastrojos, en el departamento de Antioquia.

"Hay que perseguirlos con toda la fuerza de la ley, aquí no hay que ponerse con dudas y rodeos", dijo Pinzón a la emisora Blu Radio, al calificar de "inaceptable" lo sucedido.

La matanza es la más grave ocurrida en mucho tiempo en un país donde fueron frecuentes durante los años en que las paramilitares Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), disueltas en 2006, tenían el control de una parte importante del territorio nacional.

El ministro afirmó que la matanza perpetrada en una finca de la localidad de Santa Rosa de Osos "es inaceptable, merece una reacción rápida y contundente" porque es "muy grave" y expresó solidaridad con los vecinos de la población.

Nueve hombres y una mujer fueron masacrados cuando concluyeron su jornada laboral en una finca de cultivo de tomate de árbol y otro labriego sobrevivió gravemente herido al ataque perpetrado por tres hombres con una granada y armas de fuego.

"Se sabe que anoche asesinaron a diez personas con la lógica de la masacre", aclaró el ministro, quien matizó: "precisamente este año tenemos el número más bajo de masacres de toda la década, pero el hecho de que se presente ésta nos parece de la mayor gravedad".

Indicó que todo apunta a que podrían haber sido Los Rastrojos, como afirman las autoridades regionales y la propia policía, aunque aclaró que "habían aparecido por allí delincuentes de Los Urabeños", otra banda también de origen paramilitar.

Poco antes el gobernador de Antioquia, Sergio Fajardo, dijo a Caracol Radio que Los Rastrojos y Los Urabeños, ambas organizaciones nacidas tras la desmovilización en 2006 de las AUC y dedicadas al narcotráfico y la extorsión, mantienen enfrentamientos por el control de ese territorio.

Pinzón reveló que recientemente fue detenido un tal "alias 18", el jefe de Los Rastrojos en esa zona del norte de Antioquia, por lo que agregó que "hay que precisar ahora las condiciones en que ocurrió esa terrible situación e iniciar una investigación".

Según el ministro, "seguramente ese terrible crimen tiene alguna relación" con la detención de "alias 18".

Y detalló que "fueron tres individuos que llegaron al sitio", al adelantar que se ofrecerán recompensas para que los ciudadanos colaboren en la detención de los autores.

"Este tipo de cosas no se pueden tolerar, no se les puede dejar tomar ventaja", concluyó el ministro de Defensa al ser preguntado sobre un eventual regreso a las masacres.