El volcán Reventador aumentó su actividad eruptiva, caracterizada por flujos constantes de lava, columnas de vapor y gases de hasta dos kilómetros y la expulsión de rocas, informó el jueves el Instituto Geofísico.

La técnica de ese organismo, Silvia Vallejo, dijo a The Associated Press que "al momento se registra una alta actividad, se registran flujos de lava que bajan hasta cerca de un kilómetro del cráter con dirección al flanco sur y suroccidente, también hay una emisión continua de vapor de agua y gases, sin presencia de ceniza, que llega hasta dos kilómetros de altura".

Destacó que desde el año 2002, cuando entró en actividad eruptiva, el cambio de la morfología del cráter ha sido significativo. "Antes había un hueco tras la primera explosión, pero al momento se ha rellenado y hay un domo de lava", agregó.

Esta nueva fase eruptiva no amenaza a pequeñas poblaciones de la zona, la carretera ni la infraestructura petrolífera que pasa por ese sector, en las estribaciones orientales de la cordillera de los Andes, a las puertas de la amazonia.

El Reventador, de 3.485 metros sobre el nivel del mar y que se encuentra a 100 kilómetros al este de Quito, hizo su última gran erupción el 3 de noviembre de 2002 cuando dejó caer una lluvia de ceniza que cubrió calles y edificios de esta capital. El último evento eruptivo de importancia aunque mucho menor que el de 2002 fue en marzo de 2007.