La Cámara de Diputados dominicana convirtió hoy en ley el cuestionado proyecto de reforma fiscal que permitirá al Gobierno de Danilo Medina obtener 1.179 millones de dólares para cubrir parte del actual déficit fiscal.

El proyecto fue aprobado por 103 votos a favor, 68 en contra y cinco abstenciones en una sesión relámpago en la que, según medios locales, no se permitió la intervención de los legisladores, lo que provocó las quejas de algunos de ellos, en especial, los de la posición.

La pieza, que ahora pasará al Ejecutivo para su puesta en vigencia, ya había sido aprobada en primera lectura el martes por la Cámara del Diputado tras haber sido remitida por los senadores que le dieron el visto bueno la semana pasada.

Antes de que los diputados se reunieran hoy para conocer la reforma fiscal, decenas de personas se congregaron en las afueras de la sede del Congreso Nacional para expresar su rechazo al articulado, tal y como lo hicieron el pasado martes.

Con el proyecto inicial, el Gobierno pretendía obtener unos 53.000 millones de pesos (1.358 millones de dólares) en los próximos tres años, pero la iniciativa entregada finalmente al Senado fue modificada y reduce el monto a 1.179 millones de dólares.

La propuesta mantiene exento del pago del Impuesto a las Transferencias de Bienes Industriales (ITBIS) a productos básicos de la canasta familiar como el arroz, las habichuelas, las carnes y la leche, pero grava otros como el café, el azúcar y los aceites con tasas que oscilan entre el 8 y el 16 % en vez de entre el 10 y 16 % como se contempló en principio.

Asimismo, dispone un aumento en los próximos tres años al Impuesto Selectivo al Consumo de cigarrillos y manufacturas y grava las compras por internet a partir de los 200 dólares, entre otras disposiciones.

El déficit fiscal a septiembre pasado ascendía a 148.564 millones de pesos (unos 3.809 millones de dólares), lo que representa el 6,5 % del producto interno bruto (PIB), según datos del Ministerio de Economía.

Organizaciones políticas y sociales responsabilizan del actual déficit fiscal al exgobernate del país Leonel Fernández, quien en mayo pasado fue sustituido por Danilo Medina, ambos del gobernante Partido de la Liberación Dominicana (PLD), liderado por el primero.

Un partido minoritario presentó el pasado martes una querella en la que acusa a Fernández de usar más de 40.000 millones de pesos (unos mil millones de dólares) en apoyo a Medina durante la campaña electoral y de emplear fondos del Estado en viajes al exterior de la Fundación Global Democracia y Desarrollo (Funglode), entidad privada que promueve el exgobernante.

De inmediato, el secretario general del oficialista PLD, Reinaldo Pared Pérez, dijo que dicha denuncia tiene una motivación política y busca inhabilitar al expresidente, quien no se presentó a la reelección en mayo por estar prohibido constitucionalmente, pero que puede buscar un nuevo mandato en 2016.

Al mismo tiempo aseguró que el PLD estará unificado para defender al exmandatario.

Pero esta denuncia no es la primera de este tipo, pues el pasado 10 de octubre la Alianza Dominicana Contra la Corrupción (Adocco) presentó otra en la que pidió investigar a los responsables del déficit en el Gobierno de Fernández y reveló que entre mayo y agosto pasados más de 100.000 millones de pesos (2.564 millones de dólares) se manejaron para el pago de deudas públicas.

La petición, no obstante, fue rechazada por el procurador general, Francisco Domínguez Brito.