Cinco tibetanos trataron de inmolarse ayer en la provincia china de Siachen en protesta por la ocupación de Tibet por parte del Ejército de Pekín, dijo hoy a EFE el portavoz en Nueva Delhi del Gobierno tibetano en el exilio, Tempa Tsering.

La fuente precisó que "al menos dos las personas que se prendieron fuego han fallecido a resultas de las quemaduras".

Es el intento de inmolación más masivo desde el inicio, hace más de un año, de ese tipo de acciones de resistencia contra la ocupación china de Tibet, en una oleada de protesta que ha costado la vida a cerca de sesenta tibetanos, en su mayoría monjes budistas.

Según el exilio tibetano, las cinco personas que intentaron inmolarse ayer son jóvenes y entre ellas hay una mujer.

Siachen forma parte del territorio históricamente tibetano y ha sido escenario de buena parte de los intentos de inmolaciones e la actual ola de protesta, que el Gobierno chino atribuye al Dalai Lama, exiliado en la ciudad de Dharamsala, norte de la India.

Fuentes del Gobierno tibetano en el exilio, con base también en Dharamsala, han negado, no obstante, que el Dalai Lama promueva la ola de inmolaciones, que, dicen, responde "a actos individuales, que no están coordinados, aunque tienen alto contenido político".

El intento de inmolación masiva de ayer coincide con el inicio del 18 congreso del Partido Comunista chino, en el que se espera una renovación de la cúpula de poder en Pekín.