Las autoridades venezolanas anunciaron el jueves la captura de Jorge Milton Cifuentes Villa, catalogado como un peligroso jefe colombiano del narcotráfico internacional.

"Capturado peligroso jefe del narcotrafico internacional Jorge Milton Cifuentes Villa, Alias JJ, requerido por Colombia y Estados Unidos", dijo el ministro del Interior y Justicia, general Néstor Reverol, a través de su cuenta en la red social de twitter.

"Mañana (el viernes) informaremos detalles de su captura", acotó en otro mensaje Reverol, quien asumió el cargo en octubre pasado. Venía de desempeñarse como jefe de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA).

Jorge Milton, de acuerdo a las autoridades colombianas, es hermano de Francisco Cifuentes Villa, un conocido integrante del narcoparamilitarismo que fue asesinado en abril de 2007 en una finca de su propiedad en el departamento colombiano de Antioquia, al norte de Bogotá.

Francisco Cifuentes Villa se inició en el tráfico de drogas con el capo del cartel de Medellín, Pablo Escobar, de quien fue su piloto, según la policía colombiana. Escobar fue muerto por la policía en diciembre de 1993.

Tras la muerte de Francisco Cifuentes, según las autoridades, sus hermanos Jorge Milton, Hildelbrando Alexander y Dolly de Jesús, en compañía de María Patricia Rodríguez Monsalve --la viuda de Francisco-- asumieron el control de sus negocios ilegales y se aliaron con "El Chapo" Guzmán. Dolly de Jesús, de 48 años, fue capturada en Colombia en el 2011 y extraditada a Estados Unidos en agosto pasado.

La policía colombiana ha dicho que los hermanos Cifuentes Villa enviaron unas 30 toneladas de cocaína a Estados Unidos en los últimos tres años.

Reverol destacó que con está nueva captura "ratificamos nuestro compromiso en esta lucha sin cuartel contra el narcotrafico".

Varios funcionarios estadounidenses han criticado los esfuerzos antidrogas de Venezuela, acusando al gobierno del presidente Hugo Chávez de no combatir eficazmente el contrabando de drogas a través de su territorio.

La captura de Cifuentes Villa es al menos la cuarta de grandes narcotraficantes y jefes paramilitares en Venezuela en un período de 12 meses.

El 18 de octubre fue detenido el narco colombiano Daniel "El Loco" Barrera, a quien el gobierno colombiano califica como "el último gran capo de las drogas".

La captura de Barrera se produjo en la localidad venezolana de San Cristóbal, luego de meses de búsqueda y cooperación con el vecino país, así como con Estados Unidos y otros países.

Se espera que Barrera sea deportado a Colombia, aunque no se ha fijado una fecha.

El 3 de junio fue capturado en el estado venezolano de Barinas Diego Pérez Henao, de 41 años, alias "Diego Rastrojo", un temible jefe narcoparamilitar por quien Estados Unidos ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares. Pérez Henao, sobre quien pesa desde el 2011 una acusación en Florida por conspiración para traficar cocaína, fue deportado a Colombia desde Venezuela tres semanas después.

En noviembre del 2011 otro reconocido narcoparamilitar colombiano fue capturado: Maximiliano Bonilla Orozco, alias Valenciano, de 39 años, por quien también se ofrecía una recompensa de cinco millones de dólares de parte de las autoridades de Estados Unidos. Venezuela extraditó a Bonilla directamente a Estados Unidos en diciembre del 2011.