Los abogados del ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi han solicitado la recusación de uno de los magistrados que juzgan al empresario por la publicación de escuchas telefónicas de procedencia ilícita en el diario "Il Giornale", propiedad de su hermano Paolo, en el llamado caso Unipol.

Los letrados Niccoló Ghedini y Piero Longo presentaron el escrito de recusación contra la jueza Maria Teresa Guadagnini alegando que en la sentencia de otro de los procesos contra el político conservador expresó "valoraciones sobre su personalidad", informan hoy los medios de comunicación italianos.

En su petición, Ghedini y Longo señalaron que en las motivaciones de la sentencia por el caso Mediaset, en el que el político fue condenado en primera instancia a finales de octubre a cuatro años de cárcel por fraude fiscal, el tribunal del que formaba parte Guadagnini se refirió a la "particular capacidad de delinquir" de Berlusconi y su "inmensa disponibilidad económica en el extranjero".

El caso Unipol trata de dirimir si Berlusconi participó en la revelación de secreto profesional por la publicación de una escucha telefónica de procedencia ilícita en "Il Giornale".

Los hechos se remontan a 2005, cuando el rotativo publicó una conversación telefónica entre el presidente de la aseguradora Unipol, Giovanni Consorte, y el entonces líder del partido Demócratas de Izquierda (DS), Piero Fassino, sobre el supuesto intento de ambos de hacerse con el control de la Banca Nazionale del Lavoro (BNL).

Por este caso, la fiscalía de Roma pidió en abril de 2010 el enjuiciamiento del presidente de Unipol.

La conversación entre Fassino y Consorte todavía no había sido incluida en las actas de la fiscalía cuando fue publicada, ya que estaba aún en manos de la policía y de la empresa Research Control System (RSC), que se encargaba de realizar las escuchas.

El diario "Corriere della Sera" indicó entonces que el 25 de diciembre de 2005 el director de RSC, Roberto Raffaelli, y su amigo Fabrizio Favata mostraron la grabación a los hermanos Berlusconi en la residencia que tiene el ex primer ministro en la localidad de Arcore, cerca de Milán (norte de Italia).

La fiscalía de Milán solicitó en un primer momento el archivo de la causa contra Berlusconi, pero la jueza de instrucción Stefania Donadeo se opuso e instó a los fiscales a presentar una solicitud formal de enjuiciamiento.