Tras sendos sinsabores en la Liga de Campeones, Barcelona y Real Madrid retoman el domingo la liga española de fútbol pendientes de resolver asignaturas ante equipos que buscarán replicar el éxito de sus últimos rivales europeos.

Mientras el Barsa sufrió su segunda derrota de la temporada el miércoles ante el Celtic en Glasgow por 2-1, el Madrid sigue sin ganar al Borussia Dortmund, empatando el martes de local, 2-2, con el conjunto alemán.

Los azulgranas, líderes de la clasificación liguera con 28 puntos en 10 fechas y ocho unidades de ventaja sobre los blancos, exhibieron mejores sensaciones en Glasgow que el equipo de José Mourinho en el Santiago Bernabéu, asaltando sin descanso el arco del Celtic, que aguantó las embestidas.

Su próximo rival en el campeonato es el Mallorca, precisamente otro equipo que basa gran parte de su éxito en la solidez defensiva que siempre ha pregonado su entrenador, Joaquín Caparrós.

Al Madrid, que sigue con numerosas bajas en defensa y ataque, se le atragantó el estilo contragolpeador del Dortmund y enfrentará a un oponente de similar corte en su visita al Levante. El conjunto de Juan Ignacio Martínez, que también compite a nivel continental en la Liga Europa, lleva temporada y media rindiendo a un gran nivel en España gracias a su juego sencillo, directo y demoledor: espera atrás y ataca espacios buscando la velocidad del punta Obafemi Martins.

Acostumbrado a vivir con diferentes frentes abiertos, Mourinho ha iniciado últimamente un ataque a la cantera, curiosamente cuando más parece requerir de su talento. A las bajas de Fabio Coentrao y el brasileño Marcelo en la zaga, se unieron esta semana dos ausencias ilustres en la delantera: Karim Benzema y el argentino Gonzalo Higuaín.

El timonel podría recurrir a José Callejón, en su día producto de la "Fábrica", para acompañar a Cristiano Ronaldo en el Ciutat de Valencia, una plaza dura para el Madrid, que perdió allí la pasada campaña por 1-0. Y concretamente para Mourinho, que no sabe lo que es marcarle aún un gol a los "granotas" en su feudo y tampoco podrá contar con Sami Khedira en el mediocampo. El Levante es, tras Atlético de Madrid, Barsa y Real, el mejor local de la actual temporada pues sólo ha cedido un empate en su estadio.

Para el Barsa, la mejor noticia en Glasgow fue el regreso del central Gerard Piqué, quien disputó los últimos 20 minutos a buen ritmo y estaría listo para iniciar de titular en Mallorca.

El equipo de Caparrós inició como un rayo el campeonato con 11 puntos de 15 posibles pero se topó con un bache en la sexta fecha y, desde entonces, acumula cinco derrotas seguidas. El mexicano Giovani Dos Santos, lesionado, tampoco podrá enfrentar a su ex equipo en esta ocasión mientras en el Barsa, el argentino Lionel Messi, quien no marcó la fecha anterior, recuperó su idilio con el gol en Celtic Park.

El Atlético, segundo en la tabla de posiciones a tres puntos de distancia del Barsa, también jugará el domingo contra el Getafe tras disputar la Liga Europa. El conjunto del argentino Diego Simeone sufrió su primer revés de la temporada el sábado pasado contra el Valencia que, bien encaminado en la Liga de Campeones, intentará remontar posiciones ante Valladolid, aunque sin su timonel Mauricio Pellegrino, sancionado por dos partidos.

La visita del Sevilla a Bilbao para enfrentar al Athletic completa la programación dominical.

Por próximos compromisos de selecciones, la fecha iniciará el viernes con el cotejo Betis-Granada y seguirá el sábado con los partidos Rayo Vallecano-Celta de Vigo, Espanyol-Osasuna y Zaragoza-Deportivo La Coruña.

El Málaga del chileno Manuel Pellegrini, quinto clasificado, es el único equipo español con boleto sellado a la siguiente fase de la Champions, pero también deberá sobreponerse a las ausencias de Ignacio Camacho y el argentino Martin Demichelis ante la Real Sociedad.