El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se solidarizó hoy con el pueblo de Guatemala tras el terremoto del miércoles que dejó más de medio centenar de muertos y ofreció la ayuda del organismo para atender a los damnificados.

"El secretario general lamenta la pérdida de vidas humanas y los daños en las viviendas e infraestructuras causados por el terremoto en Guatemala cerca de la frontera con México", afirmó hoy ante la prensa el portavoz de la ONU, Martin Nesirky.

El máximo responsable de las Naciones Unidas trasladó sus sinceras condolencias al Gobierno y al pueblo de Guatemala por la tragedia, en especial a los familiares de los fallecidos y del resto de afectados por el desastre.

Ban aseguró que la ONU está preparada para ofrecer asistencia a las autoridades guatemaltecas en sus esfuerzos para afrontar la crisis humanitaria tras el terremoto y a movilizar la ayuda de la comunidad internacional para responder al desastre.

El presidente de Guatemala, Otto Pérez Molina, elevó hoy a 52 el número de fallecidos tras el terremoto del miércoles y dijo que otras 22 personas siguen desaparecidas mientras que 1,2 millones resultaron afectadas.

El epicentro del terremoto, que también se sintió con fuerza en El Salvador y México, fue ubicado a 200 kilómetros al suroeste de la capital guatemalteca, frente a las playas de Champerico, en el departamento sureño de Retalhuleu.