Argentina y Chile reforzaron hoy su estratégica relación con la conclusión de dos jornadas de reuniones en Buenos Aires de los gabinetes de ministros de ambos países en las que repasaron a fondo los múltiples asuntos de la agenda bilateral.

"Salvo por la selección nacional de fútbol, todo lo demás está bien. Hay cosas que son innegociables con todos los países de la región. Es el único punto en que no va a haber acuerdo", bromeó la presidenta argentina, Cristina Fernández, al recibir a los ministros, gobernadores e intendentes de ambos países que participaron de la reunión.

Ambas delegaciones suscribieron hoy una declaración conjunta en la reafirmaron su "voluntad de profundizar la relación estratégica entre ambos países y de fortalecer el proceso de integración binacional y de cooperación política, económica, social y cultural".

La extensa declaración recoge la evaluación realizada en estos dos días en diversos aspectos de la integración, como transporte, telecomunicaciones, minería, salud, educación, ciencia y tecnología, justicia, trabajo y previsión social, turismo, cultura y agricultura, entre otros.

En materia de defensa, evaluaron el desempeño de la Fuerza de Paz Combinada "Cruz del Sur" y de los contingentes integrantes de Misión de las Naciones Unidas para la Estabilización en Haití, además de repasar la cooperación en el marco de la Unasur.

Respecto de la situación de la fragata argentina "Libertad", retenida en Ghana desde el 2 de octubre pasado por un reclamo de un fondo de inversión contra el Estado argentino, Chile expresó en la declaración rubricada hoy que "apoya el principio de la inmunidad de los buques de guerra".

Asimismo, dijo que "hace votos para que se encuentre prontamente una solución a este problema".

Chile también reiteró su respaldo a Argentina en el reclamo de soberanía sobre las islas Malvinas, bajo dominación británica.

Por otra parte, el Ministerio de Seguridad de Argentina y el Ministerio del Interior y Seguridad de Chile firmaron un acuerdo de cooperación que permitirá trabajar coordinadamente en el intercambio de información y experiencias para la lucha contra la delincuencia organizada trasnacional.

En el ámbito energético, Argentina y Chile reafirmaron su "compromiso de intensificar los esfuerzos para generar un instrumento que, en escenarios especiales, permita enfrentar situaciones de emergencia".

En el corto plazo, establecieron como objetivo hacer viables "los intercambios de energía compensados en diversas formas, gas natural o energía eléctrica, entre ambos países, comenzando por la región austral."

A mediano plazo, acordaron avanzar en la "implementación de mecanismos de intercambios con nuevas vinculaciones, que en el largo plazo permitirán concretar nuevos proyectos energéticos de envergadura en ambos países", señala la declaración conjunta.

En el ámbito de la interconexión física, Argentina y Chile acordaron diseñar un plan de inversiones en pasos fronterizos y entendieron prioritario avanzar en la suscripción de un acuerdo sobre libre circulación de personas en la zona austral de ambos países.

"Este encuentro refuerza nuestra convicción de avanzar con ahínco en la complementariedad con Chile", destacó el canciller argentino, Héctor Timerman, al clausurar el encuentro al que asistieron catorce ministros argentinos, diez ministros chilenos, siete gobernadores argentinos, once intendentes chilenos, además de vicegobernadores, secretarios y subsecretarios de Estado.

Desde la vigencia del Tratado de Maipú de Cooperación e Integración, en diciembre de 2009, las reuniones binacionales de ministros de ambos países fueron institucionalizadas como un mecanismo permanente de la vinculación bilateral.