El base Ty Lawson anotó 21 puntos y fue el líder del ataque de los Nuggets de Denver que se impusieron de visitantes por 87-93 a los Rockets de Houston.

El ala-pívot Kenneth Faried también realizó una buena labor en su juego bajo los aros y confirmó su condición de nuevo hombre clave de los Nuggets al aportar un doble-doble de 16 puntos y 16 rebotes.

Lawson jugó 38 minutos y reivindicó su condición de líder en la dirección del juego y la ofensiva de los Nuggets (2-3), que ganaron el segundo partido en lo que va de temporada, primero de visitantes.

Mientras que Faried, que posee la marca en la era moderna de la NCAA en rebotes, con 1.673 en su carrera como colegial, consiguió tres en el último minuto para mantener bajo control a los nuevos Rockets del escolta James Harden, que después de brillar en los dos primeros partidos, se ha diluido en su rendimiento.

El escolta reserva Corey Brewer aportó 14 puntos para los Nuggets y el alero italiano Danilo Gallinari y el escolta-alero Andre Iguodala llegaron a los 13 tantos cada uno.

Gallinari también realizó una gran labor bajo los aros al capturar 10 rebotes y tres asistencias que lo dejaron con un doble-doble.

Los Rockets (2-2) tuvieron al escolta-alero reserva argentino Carlos Delfino como su mejor jugador en el ataque después que aportó 19 puntos, la mejor marca desde que está con el equipo de Houston.

Delfino jugó 31 minutos, anotó 6 de 14 tiros de campo, incluidos 4 de 10 triples, 3 de 4 desde la línea de personal, logró cinco rebotes, dos asistencias y recuperó dos balones, que no evitaron la segunda derrota consecutiva del equipo de Houston que comenzó la temporada con marca de 2-0.

El ala-pívot atrick Patterson aportó 18 puntos y Harden anotó 15 tantos, pero falló 10 de 15 tiros de campo, y el base de origen taiwanés Jermey Lin tampoco estuvo inspirado en el ataque.

Lin aportó seis tantos (2-9, 0-4, 2-2), capturó cinco rebotes, repartió seis asistencias y recuperó seis balones.

Mientras que el pívot turco Omer Asik logro un doble-doble de 10 puntos y 13 rebotes que tampoco impidieron la derrota de los Rockets.