El régimen del presidente Bashar Assad ha confiscado gran parte de la asistencia médica que la Media Luna Roja siria trata de distribuir, denunció el miércoles un vocero de un grupo sirio de ayuda humanitaria.

Tawfik Chamaa, un médico sirio en Ginebra y portavoz de la Unión de Organizaciones Sirias de Socorro Médico (UOSMM, por sus siglas en inglés), dijo que hasta el "95% de todo lo que es enviado a la sede de la Media Luna Roja de Siria en Damasco se manda a apoyar al régimen sirio" y es entregado principalmente a partidarios del gobierno heridos.

Ante reporteros en Ginebra, dijo que decenas de trabajadores médicos han muerto y más de 600 han sido tomados prisioneros desde que el conflicto dio inicio hace 19 meses, pero que el actual desvío de suministros es un asesino silencioso.

La Media Luna Roja siria-árabe ha sido prácticamente la única organización humanitaria autorizada para mantener operaciones en Siria, donde sus voluntarios han participado en una amplia variedad de misiones humanitarias, como entrega de alimentos, la instalación de unidades móviles de salud y el suministro de agua potable en escuelas.

"Estamos atestiguando la muerte silenciosa de cientos de pacientes que reciben tratamiento por cáncer, diabetes o hipertensión, o que se someten a diálisis, o de mujeres que tienen bebés prematuros o están embarazadas", dijo.

Raefah Makki, vocera en Beirut de la Federación Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (IFRC, por sus siglas en inglés), dijo que los voluntarios de la Media Luna Roja en Siria trabajan "en ocasiones en condiciones que ponen en peligro sus vidas a fin de proveer ayuda de urgencia a personas afectadas por el levantamiento y en necesidad de ayuda en zonas más afectadas con total imparcialidad".