El ministro uruguayo de relaciones Exteriores, Luis Almagro, y su homólogo japonés, Koichiro Gemba, acordaron hoy en Tokio iniciar negociaciones para la firma de un acuerdo de protección de inversiones entre ambos países, informó a Efe una fuente oficial nipona.

Los dos cancilleres dieron el visto bueno a estas conversaciones durante una reunión en el marco de la visita oficial de Almagro a Tokio, destinada a estrechar los lazos con la tercera economía mundial y potenciar las inversiones.

Por el momento no hay una fecha concreta para el inicio de la negociación, aunque podría ser este mismo año o el próximo, indicó un portavoz del Ministerio japonés de Exteriores.

Además de su encuentro con Gemba, la agenda del jefe de la diplomacia de Uruguay, que permanecerá en la capital nipona hasta el sábado, incluye reuniones con los titulares de Agricultura y Medioambiente, además de con el ministro de Estado de Economía, Comercio e Industria.

Al margen de cuestiones comerciales y de inversión, entre los temas a abordar en su visita se encuentran las negociaciones para la adopción de un instrumento legal internacional jurídicamente vinculante sobre el mercurio.

Uruguay preside el Comité Intergubernamental de Negociaciones sobre el Mercurio, un asunto importante para Japón por la catástrofe ocurrida en la década de 1950 en Minamata (sur), donde el vertido de mercurio por parte de una planta petroquímica produjo un síndrome neurológico que se cree afectó a unos 10.000 residentes.

Las negociaciones con vistas a un acuerdo de protección de inversiones podrían potenciar la presencia de capital nipón en Uruguay, que en 2010 recibió inversión extranjera directa por 2.358 millones de dólares, según datos oficiales.

Casi la mitad de estas inversiones provinieron de Argentina, España, EEUU, Brasil y el Reino Unido, mientras que los sectores con mayor presencia de capital foráneo fueron el de agricultura, ganadería, el forestal y el de construcción.

En 2011 se incrementó el interés de las empresas japonesas por el sector uruguayo del motor, el de servicios (principalmente turismo), agricultura, energía y construcción.