Un superintendente de policía y su guardaespaldas murieron hoy en un atentado suicida que dejó también una veintena de heridos en la ciudad de Peshawar, en el noroeste de Pakistán, informó a Efe una fuente policial.

El oficial Haider Khan, del departamento de investigación, se encontraba sobre las 9:30 hora local (04:30 GMT) en el bazar de Kisa Khuwami cuando el atacante se acercó a pie e hizo explotar una carga explosiva que acabó con las vidas del policía y de uno de sus escoltas.

Algunos medios locales elevaron a tres el número de fallecidos y situaron en 25 los heridos por la explosión en el bazar, aunque buena parte de los comercios se hallaban aún cerrados.

Peshawar, la principal ciudad del noroeste paquistaní, es escenario habitual de atentados de los grupos yihadistas que generalmente tienen como objetivo a las fuerzas de seguridad y el Ejército.

Hace poco más de un mes, una decena de personas murieron y más de veinte resultaron heridas en la ciudad por la explosión de un potente artefacto que tenía como objetivo un vehículo militar pero que afectó de lleno a un autobús de pasajeros.

Peshawar es la capital de la provincia de Khyber Pakhtunkwa, que junto a las vecinas áreas tribales constituyen uno de los principales focos de la actividad insurgente en Pakistán.