Turquía enviará próximamente una petición oficial a la OTAN para colocar baterías de misiles Patriot en la frontera con Siria, según asegura hoy el diario turco de referencia "Hürriyet", citando a fuentes anónimas.

Un alto cargo del Ministerio de Exteriores turco señaló en conversación telefónica con Efe que "es sólo natural que consultemos con la OTAN todo lo referente al conflicto sirio".

"Desde el principio del conflicto estamos informando a la OTAN de todo lo que ocurre en la frontera y mantenemos un contacto continuo y fluido", insistió.

El diario turco "Milliyet" publica hoy detalles de un supuesto plan militar para crear una zona de exclusión aérea en el norte de Siria, que también se basaría en parte en la instalación de misiles Patriot en la frontera.

El citado diario asegura que el plan fue elaborado por las cúpulas militares de Turquía y Estados Unidos, a lo que ayudó la visita a Ankara del jefe del Estado Mayor norteamericano, Martin Dempsey, en septiembre pasado.

Los misiles se instalarían en la provincia turca fronteriza de Kilis y servirían para impedir vuelos de aeronaves sirias entre este punto y la ciudad de Alepo, a unos 60 kilómetros, detalla el diario, lo que crearía una zona de refugio para los civiles desplazados pero también una base para la oposición siria.

En ningún caso se mandarían soldados turcos o norteamericanos al interior de Siria, añade el periódico, que no pone fecha a la implantación del plan ni sugiere que los políticos le hayan dado el visto bueno.

El secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, había asegurado el lunes que la Alianza Atlántica haría todo lo necesario para defender y proteger a Turquía, pero que la instalación de misiles debería ser evaluada por los demás países aliados.