El primer ministro británico, David Cameron, anunció hoy en Ammán que su país donará 14 millones de libras esterlinas (más de 17,5 millones de euros) para ayudar a Jordania a atender a las decenas de miles de refugiados sirios que escapan de la guerra.

Tras entrevistarse con el rey Abdalá II de Jordania, Cameron enfatizó junto al monarca la "necesidad de frenar la violencia y acabar con el sufrimiento del pueblo sirio", según un comunicado difundido por el Palacio Real jordano.

"El rey destacó la importancia de preservar la unidad de Siria y alertó de las repercusiones catastróficas de la crisis sobre el conjunto de la región", añadió la nota.

De la misma forma, Cameron, quien se encuentra de visita oficial por varios países de la región, mostró la "comprensión" del Reino Unido hacia la situación en la frontera septentrional de Jordania con Siria, y reafirmó su compromiso con la seguridad y la estabilidad del reino hachemí.

Cameron visitó hoy el campo de refugiados de Zaatari, a 85 kilómetros al noreste de Ammán, que acoge a más de 40.000 sirios, y prometió la nueva donación, que eleva el total de la ayuda financiera británica a Jordania hasta las 53,5 millones de libras esterlinas (67 millones de euros).

En su visita, Cameron estuvo acompañado por el ministro jordano de Asuntos Exteriores, Naser Yudeh, y por los responsables de la agencia de la ONU para los refugiados (ACNUR).

Según las autoridades jordanas, más de 236.000 sirios han entrado en su territorio huyendo de la violencia en Siria desde el comienzo de la rebelión contra el régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, en marzo de 2011.

Por otro lado, Cameron y Abdalá II acordaron realizar nuevos esfuerzos para reanimar la iniciativa de paz en Oriente Medio sobre el conflicto palestino-israelí, basada en la solución de los dos estados.