El exciclista estadounidense Floyd Landis retiró hoy la apelación contra la condena a un año de prisión exento de cumplimiento que dictó contra él hace un año la justicia francesa por haber espiado los archivos informáticos de la Agencia Francesa de Lucha contra el Dopaje (AFLD).

Landis fue condenado en noviembre de 2011 en primera instancia por haber pagado los servicios de un pirata informático para hacerse con documentos de la AFLD, con el fin de defenderse de las acusaciones de dopaje que sirvieron para retirarle el Tour de Francia de 2006, tras haber dado positivo por testosterona.

El exciclista recurrió la sentencia pero en la vista prevista hoy ante el Tribunal de Apelación de Versalles, a las afueras de París, su abogada anunció la retirada del recurso por falta de medios financieros.

La condena a Landis, dictada por el Tribunal de Nanterre, se convierte en definitiva. Su entonces entrenador, Arnie Baker, también condenado en primera instancia, no recurrió la sentencia.

El mismo pirata informático que contrató Landis, residente en Marruecos, también fue pagado por la eléctrica EDF para espiar a la organización ecologista Greenpeace, según el fallo dictado en primera instancia.

EDF, que también fue condenada, recurrió asimismo la sentencia, por lo que el juicio en apelación continúa.