Casi tres años después de su detención y tras un año y siete meses del inicio de un juicio que no avanza, la jueza venezolana María Lourdes Afiuni, acusada de haber puesto en libertad de forma irregular a un empresario, ve como su "única esperanza" un indulto del presidente, Hugo Chávez, aseguró hoy su defensa.

"La doctora Afiuni es la presa de Hugo Chávez y la única esperanza que tenemos es que, en algún momento, el presidente de la República tenga algún grado de sensatez", dijo a Efe el abogado de la jueza, José Amalio Graterol.

Después de que hoy se aplazara nuevamente la celebración del juicio, en el que Afiuni se ha negado reiteradamente a participar, Graterol insistió en que "todo depende de Chávez" y aseguró que solo con un indulto presidencial, otorgado habitualmente en épocas navideñas, la jueza podría ser liberada.

Afiuni fue detenida el 10 de diciembre de 2009 acusada de facilitar, presuntamente ese mismo día, la fuga del país de Eligio Cedeño, empresario crítico con el Gobierno, que llevaba tres años detenido sin juicio bajo el cargo de efectuar operaciones cambiarias ilegales.

Un día después, durante un mensaje televisado, Chávez dijo que la liberación del empresario fue planificada entre sus abogados, la jueza, secretarias y alguaciles del tribunal con una citación a una audiencia sin la presencia del fiscal y pidió la "máxima pena" para Afiuni.

Tras un paso por la cárcel de mujeres INOF, en febrero de 2010, la jueza pasó a arresto domiciliario con presentación semanal a los tribunales y prohibición de dar declaraciones a la prensa.

Nueve jueces han llevado su caso desde que el 31 de marzo del año pasado iniciara la vista oral del juicio y, como ha venido sucediendo en cada postergada citación, hoy Afiuni no ha entrado en la sala, algo que tampoco ha hecho la jueza del caso, Marilda Ríos, según Graterol.

"Simplemente, hay un miedo de los jueces no solo por la autoridad que ha venido usurpando el presidente en el poder judicial, sino que también tienen miedo de realizarle el juicio en ausencia a la jueza", argumentó el abogado al recordar que el nuevo Código Orgánico Procesal Penal, aprobado en junio pasado, prevé el juicio en ausencia del acusado.

Desde hace seis meses la International Bar Association (IBA), la asociación mundial más grande de la abogacía, ejerce de observador internacional del juicio que se reanudará el próximo 28 de noviembre.

Ese día, Afiuni seguirá negándose a participar bajo jueces "parcializados", indicó el abogado.

El 10 de diciembre de 2013 termina el plazo en el que la jueza puede permanecer en prisión preventiva, una opción que puede mantenerse por dos años con derecho a prórroga, y que fue extendida por dos años más en el caso de Afiuni tras una solicitud de la Fiscalía General.

Organismos internacionales de derechos humanos, entre ellos Amnistía Internacional (AI) o Human Rights Watch (HRW), han solicitado a las autoridades venezolanas la liberación de la magistrada alegando que en este caso hay una "indebida interferencia política" por parte del Ejecutivo.