La Oficina para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA) de la ONU destinará nueve millones de dólares para ayudar a los damnificados por el huracán "Sandy" en Cuba y Haití.

Así lo anunció hoy el portavoz de la ONU, Martin Nesirky, quien precisó que el Gobierno cubano recibirá una partida de cinco millones de dólares mientras que las autoridades de Haití obtendrán los cuatro millones restantes.

La oficina de la subsecretaria general para Asuntos Humanitarios, Valerie Amos, ya anunció el pasado viernes que ponía a disposición de ambos países subvenciones de 100.000 dólares en efectivo para casos de emergencia.

La ONU anunció el martes que prestará asistencia inmediata a los damnificados en Cuba, en una operación conjunta con el Gobierno que se desarrollará durante las próximas semanas y entregará raciones de alimentos para un mes a cerca de medio millón de personas.

Por su parte, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) facilitará cinco toneladas de alimentos para los haitianos afectados por "Sandy", en un país donde unos dos millones de personas corren riesgo de malnutrición si no reciben ayuda alimentaria de manera inmediata.

El presidente de Cuba, Raúl Castro, habló este fin de semana por teléfono con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre la situación de la isla tras el paso del huracán y la cooperación de la ONU para los damnificados.

"Sandy" atravesó en la madrugada del 25 de octubre la zona este de Cuba, donde a su paso dejó once muertos, miles de viviendas con derrumbe parcial o total, pérdidas a la agricultura y cuantiosos daños económicos aún sin cuantificar.

Santiago de Cuba, por donde penetró el huracán, y la vecina Holguín, su lugar de salida, fueron las provincias más perjudicadas por el segundo ciclón que golpeó a la isla en la temporada que terminará el próximo 30 de noviembre.

En el caso de Haití las autoridades contabilizaron oficialmente medio centenar de fallecidos y una veintena de desaparecidos por el huracán "Sandy", la segunda vez en lo que va de año en la que el país caribeño ha sido golpeado por una tormenta.