La Comisión Europea (CE) propuso hoy simplificar la política de concesión visados en la Unión Europea (UE) para facilitar las oportunidades de viaje a turistas de terceros países y ayudar a reactivar el crecimiento económico de la Unión.

El vicepresidente de la CE y responsable de Industria, Antonio Tajani, y la comisaria europea de Interior, Cecilia Malmström, presentaron en una rueda de prensa una comunicación (documento no legislativo) en la que instan a los Estados miembros a tomar medidas para hacer más sencilla la concesión de visados a turistas extranjeros.

Bruselas recuerda en ese documento que, con un total de 18,8 millones de empleos en 2011, el turismo es "uno de los mayores generadores de empleo" en la UE y un "factor clave para el desarrollo económico".

El año pasado, los turistas de países de fuera de la UE gastaron en el territorio comunitario 330.440 millones de euros, y la Comisión espera que esas cifras aumenten hasta los 427.310 millones y hasta los 20,4 millones de empleos en 2022.

"Si se explotaran por completo, las actuales normas sobre visados podrían garantizar que la UE siguiese siendo un destino atractivo para más turistas y ciudadanos de terceros países, a la vez que impulsa la actividad económica y la creación de empleos en la UE", indicó la CE.

"Dada la actual recesión económica, deberíamos esforzarnos por incrementar los flujos de turistas a Europa mientras seguimos garantizando la seguridad de las fronteras", declaró Malmström en un comunicado.

El vicepresidente Tajani agregó por su parte que, de este modo, la Comisión "reconoce oficialmente" la importancia de tener en cuenta aspectos económicos a la hora de adoptar decisiones en el marco de la política de visados.

La CE precisó que 2011, se concedieron 460.000 visados "Schengen" (para viajar por los países europeos adscritos a ese programa, según el cual han eliminado sus controles fronterizos) a ciudadanos procedentes de India (frente a 340.000 en 2007), 1,026 millones a China (560.000 en 2008) y 5,152 millones a Rusia (3,5 millones en 2007).

"Pero se puede hacer más para incrementar los flujos de turismo procedente de países que presentan un alto potencial para generar turistas, así como un creciente poder de adquisición", señaló la CE.

En concreto, propone eliminar obstáculos existentes mediante una "correcta aplicación" de la actual normativa de visados, de manera que los consulados de los Estados miembros concedan, en un máximo de 15 días, una cita para tramitarlos, y que también en 15 días comuniquen su decisión sobre la solicitud.

Además, insiste en que los consulados proporcionen formularios de solicitud en la lengua del país en el que se encuentren, y que evalúen la posibilidad de conceder visados para múltiples entradas.

A largo plazo, la CE propone explorar cambios en la política de visados, para acortar y simplificar el procedimiento de solicitud (por ejemplo, con la ayuda de las agencias de viajes), reducir la documentación necesaria, aclarar las normas de exención de tasas, para acceder a múltiples entradas en el país, o mejorar la cooperación consular y entre los países Schengen.