El Gobierno panameño inició hoy un diálogo con sectores civiles y gremiales a fin de superar un conflicto que el mes pasado desencadenó protestas que dejaron tres muertos y pérdidas millonarias en la Zona Libre de Colón, la segunda más importante del mundo.

Las partes pretenden consensuar un plan de desarrollo para la provincia de Colón, cuya Zona Libre fue objeto de una ley para privatizarla que debió ser derogada el pasado 28 de octubre por el Gobierno debido a las protestas callejeras que provocó su rechazo popular.

Este miércoles la comisión de alto nivel gubernamental y los sectores organizados de Colón establecieron la metodología de las conversaciones, que se efectuarán tres veces por semana a partir del lunes próximo con la mediación de la Iglesia católica.

El ministro de Gobierno, Jorge Fábrega, el portavoz de la misión gubernamental, precisó que los encuentros tendrán lugar los lunes, miércoles y viernes en el Hotel Meliá de Colón.

Los negociadores también acordaron crear comisiones para analizar temas como el pago de indemnizaciones a los familiares de las personas que murieron en las protestas, y la investigación de los hechos que generaron en disturbios y acciones violentas.

El dirigente de la coalición Frente Amplio de Colón, Edgardo Voitier, calificó de "buena" la primera reunión, y resaltó que en las sucesivas se debe entrar en las "cosas de fondo que le interesan a los colonenses, como un plan de desarrollo integral para resolver problemas de esta provincia".

El vicepresidente de la Asociación de Usuarios de la Zona Libre de Colón, Luis Germán Gómez, dijo a los periodistas que el diálogo iniciado este miércoles es una "enorme oportunidad que el país tiene que aprovechar".

La ya derogada Ley 72 permitía la privatización de los terrenos de la zona franca fue aprobada por la mayoría oficialista en el Parlamento y sancionada el 19 de octubre por el presidente del país, Ricardo Martinelli.

Las protestas contra la ley se prolongaron 10 días e incluyeron un paro en la Zona Libre que costó unos 6 millones de dólares diarios, según su Asociación de Usuarios.