El secretario general iberoamericano, Enrique Iglesias, afirmó hoy que el continente latinoamericano tiene que acometer un cambio en su modelo productivo y de desarrollo que no se base sólo en la exportación de materias primas.

Al intervenir hoy en un desayuno informativo organizado por Nueva Economía Fórum en Madrid, Iglesias señaló también que España y Portugal pueden esperar mucho del cambio en la relación con Iberoamérica que se quiere consolidar en la próxima Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno en Cádiz.

El presidente de la Segib subrayó el hecho de que los países en vías de desarrollo de Latinoamérica viven ahora un momento de crecimiento y buena "conducción macroeconómica" que contrasta con la difícil situación que atraviesan los dos países peninsulares de la comunidad iberoamericana, España y Portugal.

Pero añadió que, además de esperar "que Europa se recomponga y que Estados Unidos se ponga de pie", "Latinoamérica debe asumir que tiene que hacer reformas importantes, para lograr un desarrollo de calidad".

Entre otras, citó la necesidad de una "reforma productiva", con inversiones en infraestructuras e innovación, una reforma educativa para lograr una enseñanza de calidad y reformas institucionales, en suma, no limitarse a exportar materias primas.

Todo ello para lograr un desarrollo de calidad que luche contra la desigualdad, agregó Iglesias, aunque también citó que se han dado grandes avances en el terreno de la reducción de la pobreza, que pasó del 48 % al 29 % en una década.

Preguntado por la influencia que puede tener para Latinoamérica la victoria en EEUU de Barack Obama, Iglesias señaló que tradicionalmente "las segundas presidencias en EEUU fueron más creativas".

Por ello, opinó que Obama podría prestar más atención a asuntos pendientes entre los que citó la reforma migratoria, el tema del narcotráfico y Cuba, un asunto "en el que ya ha hecho algunas cosas para abrir puertas".

Sobre el problema del narcotráfico en el continente, reconoció que "las estrategias en Latinoamérica no están funcionando, al menos no como quisiéramos", por lo que -añadió- es imprescindible conversar para ver qué se puede hacer ante el creciente poder de los narcos en los espacios político y económico.

Pero "si Estados Unidos no se incorpora a esa lucha va a ser muy difícil", añadió, poniendo de relieve un antiguo debate sobre la responsabilidad de este país consumidor de drogas.

En cuanto al otro lado del Atlántico, Iglesias señaló que España y Portugal pueden esperar mucho de una relación renovada con Latinoamérica, que es el lema de la Cumbre de los próximos días 16 y 17 de noviembre.

Ello porque están bien posicionadas en un mercado de gran potencial que alcanza los 5 billones de euros de Producto Bruto Interno, dijo.

Destacó también "la presencia inversora de España en Latinoamérica" y las nuevas oportunidades que se abren en terrenos como la construcción de infraestructuras, ya que el continente tiene que pasar de invertir el 3 % en este objetivo al 6 %.

"El mercado latinoamericano aparece como un gran potencial cooperador", agregó el secretario general iberoamericano.