Un grupo de arqueólogos en Francia descubrió un esqueleto casi completo de un mamut.

Los huesos, que se atribuyen a una criatura que vivió hace 50.000 a 200.000 años, fueron descubiertos por accidente durante la excavación de un antiguo sitio arqueológico romano a 50 kilómetros (30 millas) al este de París.

Al parecer es apenas la tercera vez que se hallan los restos de un mamut de pelambre largo en Francia en los últimos 150 años. Dichos descubrimientos son más usuales en Siberia.

Los arqueólogos tratarán de establecer las circunstancias de la muerte del animal: si se ahogó en el río Marne o si fue cazado por neandertales.

Fue un científico francés, George Cuvier, quien identificó por primera vez ese tipo de mamut en 1796.