Grecia vuelve a estar paralizada por segundo día consecutivo debido a la huelga de 48 horas convocada por los sindicatos en protesta contra las nuevas medidas de austeridad, que serán votadas hoy en el parlamento heleno.

El paro afecta principalmente a la industria, los bancos, la administración pública, las escuelas y los centros de salud, así como al transporte terrestre y marítimo.

Sin embargo, para hoy no se ha convocado ningún paro de controladores aéreos, por lo que no se esperan cancelaciones ni retrasos de vuelos como los ocurridos ayer.

En el transporte urbano pararán autobuses, trolebuses, tren suburbano y taxis, pero el tranvía funcionará a partir de las 11.00 GMT y el metro a partir de las 13.00 GMT para permitir a los manifestantes acudir a la gran manifestación convocada por los sindicatos a las 15.00 GMT.

A lo largo del día también habrá concentraciones puntuales de trabajadores públicos y taxistas.

A la huelga de trabajadores de hoy se suma también el cierre de farmacias al que ha llamado la Federación Panhelénica de Farmacéuticos.

La manifestación de la tarde de este miércoles coincidirá con el debate final y la votación -prevista para medianoche (23.00 GMT)- de las nuevas medidas de austeridad en el parlamento.

Por ello, la policía desplegará un importante dispositivo de fuerzas del orden y ya ha anunciado el cierre de cuatro céntricas estaciones de metro, con el fin de dificultar el acceso de los manifestantes a los alrededores de Plaza Syntagma, donde se encuentra el hemiciclo.