El ministro de Asuntos Exteriores y Cooperación de España, José Manuel García Margallo, se reunió hoy con representantes del mundo empresarial español en Singapur, al comienzo de una visita oficial, para explicar la crisis económica y lo que hace su Gobierno para superarla.

Singapur, la economía más avanzada del Sudeste Asiático, cuenta con representaciones de 78 empresas españolas.

García Margallo, después de exponer las medidas adoptadas para combatir la crisis, preguntó a los empresarios españoles presentes cuáles son sus necesidades porque, según indicó, uno de los pilares del crecimiento de España se va a basar en el crecimiento en el exterior.

El ministro destacó el buen comportamiento de las exportaciones españolas, cuyo crecimiento permite reducir del déficit por cuenta corriente.

"El Gobierno está al servicio de las empresas y no las empresas al servicio del Gobierno", matizó el canciller.

El ministro español también conversó con los empresarios sobre la importancia de proteger la imagen de España en el exterior.

García Margallo se reunió después con empresarios singapurenses y por la tarde se entrevistará el ministro de Exteriores, K. Shanmugam, primero, y con el de Comercio, Inversión e Industria, Anthony Hylton, después, antes de dar por concluida su visita.

Previo a Singapur, el jefe de la diplomacia española encabezó la delegación nacional que participó en la Cumbre Asia-Europa (ASEM), celebrada el 5 y 6 en Vientiane, la capital de Laos, y donde el asunto dominante fue la crisis de la deuda europea.

El foro ASEM nació en 1996, se celebra cada dos años en Asia o Europa, de forma alterna, y sirve para reforzar la cooperación al más alto nivel entre ambos continentes.

En esta cumbre participaron los presidentes de la Comisión y el Consejo europeos, además de jefes de Estado o de Gobierno o representantes de 51 países, entre ellos Francia, China, Japón, Rusia y Australia.