Autoridades y activistas defendieron el miércoles mayores controles a las instituciones financieras privadas como un mecanismo clave para combatir la corrupción, al abrir en Brasil un foro mundial auspiciado por la organización Transparencia Internacional.

El tema fue abordado en la apertura de la XV Conferencia Internacional Anticorrupción que durante cuatro días discutirá formas de combatir la corrupción, que la presidenta de Transparencia Internacional (TI), Huguette Labelle, calificó de "la mayor amenaza a las democracias". Participan más de 1.000 representantes de 130 países.

La presidenta brasileña Dilma Rousseff planteó el tema en la apertura del foro al señalar que "el Estado no es el único foco de transparencia, otros sectores merecen escrutinio... y uno de los más importantes son los servicios financieros".

Recordó que desde el inicio de la actual crisis financiera global en 2008, surgida por la quiebra de bancos en Estados Unidos, surgió en el mundo la conciencia de que se requiere más transparencia y más regulación en los sistemas bancarios.

"Dado que manejan billones y billones de dólares, los bancos crean un enorme desafío para su control. Es necesario un esfuerzo mayor en la adecuación ética de las prácticas bancarias", manifestó Rousseff.

Por su parte, Labelle comentó en una conferencia de prensa que TI ha formulado un conjunto de recomendaciones para tratar la corrupción en el sector financiero, incluyendo acciones frente a los gobiernos para que adopten medidas de regulación y transparencia en la operación de los bancos.

"El criterio de conocer al cliente debe ser una realidad para que el banco no se convierta en un lugar donde la gente puede esconder dinero y deben cooperar cuando sus usuarios están siendo investigados", acotó Labelle.

Indicó que han recomendado también intercambiar información bancaria entre países para controlar a los evasores de impuestos que retiran dinero de su país de origen y lo trasladan a otro para evitar el pago de tributos. "Muchos ricos sacan el dinero de su país y lo llevan a bancos en el exterior, con lo cual dejan a la clase media el peso de la carga tributaria, eso debe ser combatido", afirmó la presidenta de TI.

Jorge Sanchez, director de la organización brasileña Amarribo, brazo local de TI, consideró que la legislación bancaria brasileña es de las más severas del mundo porque garantiza controles sobre las operaciones de las instituciones financieras y les impiden tomar riesgos con el dinero de los ahorrantes.

Labelle acotó que las políticas adoptadas por Brasil para combatir la corrupción son un ejemplo para otros países, como la creación del portal de transparencia que publica en la internet todos los gastos del gobierno federal, la ley de ficha limpia que impide la postulación de candidatos que han sido sentenciados en la justicia y la ley de acceso a la información, que garantiza a los ciudadanos la posibilidad de informarse de todas las acciones de las entidades públicas.

"Sería maravilloso para el resto del mundo aprender de la experiencia brasileña. En estas conferencias hemos presentado cómo la corrupción es destructiva, eso lo sabemos, ahora debemos trabajar en las soluciones", sostuvo la presidenta de TI.