El Sindicato de Trabajadores de Servicios, el gremio de crecimiento más rápido en Estados Unidos, saludó hoy la victoria del presidente Barack Obama, quien obtuvo la reelección en los comicios del martes, y destacó el aporte de sus más de 100.000 de sus miembros para lograr ese triunfo.

"No podría estar más orgulloso del trabajo increíble que los miembros del sindicato hicieron para que la victoria de anoche fuera una realidad", señaló en una declaración Mary Kay Henry, quien preside el sindicato conocido por su sigla en inglés SEIU.

"Más de 100.000 miembros del SEIU trabajaron como voluntarios en esta campaña", añadió Kay. "Unidos llamamos a más de 5 millones de puertas e hicimos 13 millones de llamadas telefónicas en apoyo del presidente Obama", dijo.

Los sindicatos se distanciaron un poco de Obama desde 2009 cuando el presidente, del Partido Demócrata, volcó todo su esfuerzo en la aprobación de una reforma del sistema de sanidad de Estados Unidos y postergó una legislación que hubiera facilitado la organización de gremios.

El alejamiento aumentó en 2010, cuando en Wisconsin el Gobierno republicano de ese estado lanzó una ofensiva contra los sindicatos y el presidente Obama se mantuvo en silencio durante la confrontación.

Aun ya iniciada la campaña electoral el año pasado, la central sindical AFL-CIO y grandes federaciones como Teamsters y SEIU dedicaron más esfuerzos al apoyo de candidatos locales o estatales que a la contienda presidencial.

Pero una vez que el Partido Republicano confirmó a mediados de año la candidatura presidencial del exgobernador de Massachusetts Mitt Romney, los sindicatos retornaron a su alianza tradicional con el Partido Demócrata y movilizaron cientos de miles de militantes para el registro de votantes.

"Esta victoria es su victoria", afirmó Kay, cuyo sindicato con 1,8 millones de miembros se ha fortalecido en la última década por la afiliación de cientos de trabajadores inmigrantes, en su gran mayoría latinos.

"Necesitamos un país donde los ricos y las grandes empresas paguen lo que es justo en impuestos", añadió la presidenta del SEIU. "Necesitamos buenos empleos, necesitamos proteger los servicios en los cuales confían millones de estadounidenses y necesitamos abrir una senda a la ciudadanía para los inmigrantes", agregó.

"Es nuestro deber reclamar a nuestros dirigentes que sean responsables los 365 días del año y no solo en el día de las elecciones", advirtió. EFE