El grupo bancario y asegurador holandés ING anunció hoy la supresión de 2.350 empleos hasta 2015 y un programa de ahorro de hasta 460 millones de euros anuales a partir de ese año, mientras que la entidad ganó 2.460 millones de euros hasta septiembre, el 46,3 % menos que en 2011.

El grupo neerlandés especificó en un comunicado que 1.350 puestos de trabajo se eliminarán de la sección de seguros en Europa hasta finales de 2014, mientras que planea la supresión de otros 1.000 empleos en la división bancaria hasta 2015.

Fuentes del grupo ING en España explicaron a EFE que el ajuste de empleo no afectará a los negocios en el país, donde opera en banca minorista con ING Direct, y en seguros con ING Nationale- Nederlanden.

De esta manera, los trabajadores de la aseguradora en España no sufrirán despidos debido a esta medida, ni tampoco los de ING Direct, una empresa que, a diferencia de lo que ocurre en otras entidades, está aumentando su plantilla, hasta alcanzar el millar de empleados.

Desde principios de año, ING Direct ha aumentado en España su base de clientes en 202.000, hasta 2,6 millones, y el ahorro gestionado ha crecido hasta septiembre en un 8,1 % hasta los 31.800 millones.

Con la reorganización anunciada hoy desde Holanda, el grupo espera conseguir ahorros anuales de 200 millones de euros a partir de 2014 en la división de seguros, y otra partida de 260 millones de euros de reducción de costes en la bancaria a partir de 2015.

El presidente del consejo de administración de ING, Jan Hommen, declaró que es "doloroso tener que dar estos pasos porque en estos tiempos difíciles los empleados en todos los niveles han trabajado sin descanso".

ING, que en septiembre contaba con una plantilla total de 86.881 trabajadores (un 2,2 % menos que un año antes), anunció esta medida haciéndola coincidir con la presentación de sus resultados trimestrales.

La entidad logró entre enero y septiembre un beneficio neto de 2.460 millones de euros, lo que se traduce en una reducción del 46,3 % respecto al beneficio neto obtenido en los nueve primeros meses del ejercicio precedente.

El beneficio antes de impuestos ascendió a 3.181 millones de euros en los tres primeros trimestres de 2012, un 32,9 % por debajo del logrado durante el mismo período un año antes.

El ratio de solvencia del grupo (Core Tier 1) se situó en septiembre en un 12,1 %, un 2,5 % por encima del nivel de ese valor en septiembre de 2011.

En el sector de la banca, el grupo obtuvo un beneficio antes de impuestos de 3.141 millones de euros durante los nueve primeros meses de 2012, un 11,7 % menos que en el mismo período del año anterior.

En la división de seguros, el beneficio antes de impuestos cayó un 96,6 % (hasta 40 millones de euros) durante los nueve primeros meses del ejercicio.

En el tercer trimestre la entidad neerlandesa obtuvo un beneficio neto de 609 millones de euros, un descenso del 64 % respecto al tercer trimestre de 2011.