El Gobierno de Gabón ordenó el bloqueo del nuevo portal de almacenamiento del fundador de Megaupload, Kim Dotcom, requerido por Estados Unidos por supuesta piratería informática y otros delitos, informaron hoy medios neozelandeses.

El ministro de Comunicaciones de Gabón, Blaise Louembe, ordenó la suspensión inmediata del dominio "me.ga" para "proteger la propiedad intelectual y luchar de forma efectiva contra el ciber-crimen", según el portal phys.org citado hoy por la televisión neozelandesa TVNZ.

"Gabón no puede servir como plataforma o pantalla para cometer actos que busquen violar la propiedad intelectual o que sea utilizada por personas sin escrúpulos", añadió Louembe.

A través de su cuenta de Twitter, Dotcom pidió a sus seguidores que no se preocupen porque tiene, dijo, "un dominio alternativo" contra esta medida que "demuestra la mala fe en esta cacería de brujas" organizada por el gobierno estadounidense.

Para Dotcom, el ministro del país africano "ha utilizado una máquina del tiempo para analizar la legalidad del futuro de Mega".

"Veredicto: Ciber-crimen. Obtiene cinco millones de recompensa del FBI", dijo Dotcom, quien se encuentra en libertad condicional en Nueva Zelanda a la espera del inicio del proceso de extradición a Estados Unidos previsto para marzo próximo.

El sitio Mega ofrecerá el mismo servicio de almacenamiento e intercambio de archivos que Megaupload, incluidas descargas directas y transferencia de vídeo, pero estará encriptado y alojado en diversas partes del mundo, excepto Estados Unidos.

Dotcom pretende que su nuevo proyecto, llamado "Megabox", también proteja mejor la privacidad de los usuarios y tenga mecanismos que dificulten su cierre por parte de las autoridades, así como una mayor rapidez en la transferencia de datos.

El informático de origen alemán tiene previsto lanzar su nuevo proyecto para el próximo 19 de enero, fecha que coincide con el primer aniversario de su detención en Nueva Zelanda.

Dotcom, junto a tres socios de Megaupload, fue detenido en la mansión que alquilaba en las afueras de la ciudad neozelandesa de Auckland durante un amplio operativo internacional impulsado por Estados Unidos que llevó el cierre de su portal, la confiscación de sus bienes, la congelación de sus cuentas y otras detenciones en Europa.

Estados Unidos acusa a Megaupload de haber causado más de 500 millones de dólares en pérdidas a la industria del cine y de la música al transgredir los derechos de autor y obtener con ello unos beneficios de 175 millones de dólares.