La nueva colección de la marca brasileña Acquastudio, de tonos rojos y negro que intentan recordar el color de la selva brasileña quemada y con amplias faldas, abrió hoy la 22ª edición de la Fashion Rio, que se desarrollará hasta el próximo viernes.

La diseñadora Esther Bauman ha apostado por tonos rojos, negros y dorados para una serie de vestidos confeccionados con lino, organdí o cuero y con motivos de encaje, en una colección que intenta evocar los bosques brasileños, los "colores del paisaje en época de incendios", dijo la creadora.

Hubo vestidos para todos los gustos: falda larga o corta, con el talle recogido por la cintura con un brillante cinturón o no y con estampados o motivos florales.

Las 23 piezas abren tres días de desfiles en el Pier Mauá de Río de Janeiro, durante los cuales se presentarán las colecciones para la próxima temporada austral otoño-invierno.

Esta edición de la Fashion Rio ha contado con una inversión de 40 millones de reales (unos 19,6 millones de dólares).

Además, la feria de la moda trae novedades, ya que a partir de ahora la colección de invierno se exhibirá entre octubre y noviembre y la de verano entre marzo y abril, permitiendo así que las marcas tengan un intervalo de tiempo mayor entre la confección de los vestidos y la entrega a los compradores.

Durante la jornada, un grupo de modelos negros, convocados por la organización Educafro, se manifestó frente al Pier Mauá para exigir la presencia de negros en todos los desfiles de la Fashion Rio y del resto de Brasil.