Un abogado del oeste de Texas, que dijo haber colaborado con la campaña del actual presidente electo de México, se declaró inocente de lavar más de 600 millones de dólares para un cártel narcotraficante.

Marco Antonio Delgado presentó la declaración el jueves, durante una audiencia en una corte federal en El Paso. Pidió que el juez Norbert Garney programara una audiencia para el miércoles, a fin de fijarle una fianza.

Los fiscales señalan que Delgado, quien fue también miembro de la junta administrativa de la Universidad de Carnegie Mellon, se involucró en un complot para lavar dinero procedente del tráfico de estupefacientes, entre julio de 2007 y diciembre de 2008.

La acusación no reveló a qué cártel criminal pertenecía el dinero.

Una biografía retirada recientemente del sitio web de la universidad señalaba que, a comienzos de 2012, Delgado se había unido a la campaña de Enrique Peña Nieto, el ganador de los comicios presidenciales de México realizados en julio. Agregaba que el abogado era parte del equipo de transición del actual mandatario electo.

Los colaboradores de Peña Nieto han negado que conozcan a Delgado. La universidad dijo que fue Delgado quien proporcionó la información biográfica.

En un comunicado, la Unidad de Investigaciones de Seguridad Nacional dijo que Delgado fue arrestado la semana pasada y quedó recluido en la prisión del condado de El Paso.