Una nueva exhibición de buen juego de equipo e individual de los Heat de Miami, liderada por el escolta Dwyane Wade y alero LeBron James, les permitió ganar por 103-73 a los renovados Nets de Brooklyn.

La victoria fue la cuarta consecutiva que consiguen los Heat en su campo del American Airlines Arena, que los deja con la mejor marca de su historia para un comienzo de temporada (4-0).

Wade se encargó de ser el máximo encestador del partido para los Heat al conseguir 22 puntos después de anotar 10 de 14 tiros de campo.

Mientras que James confirmó la nueva dimensión de jugador completo al quedarse de nuevo a sólo dos asistencias de lograr un triple doble después de aportar 20 puntos, 12 rebotes y repartir seis pases de anotación.

La gran labor de Wade y James estaba vez estuvo también apoyada por el alero Rashard Lewis, otro de los grandes fichajes del verano, que aportó 13 puntos, que lo dejaron como el sexto jugador de los Heat, que comienzan una gira de seis partidos.

Los Heat, actuales campeones de liga, lograron nada menos que un promedio de 17,8 puntos de ventaja en los cuatro triunfos conseguidos en su campo, incluyendo la primera victoria que lograron ante los Celtics de Boston, uno de los equipos con mejor defensa de la liga.

Además del buen ataque de los Heat, su defensa fue todavía mejor, y forzaron 21 perdidas de balón a los Nets, que luego transformaron en 31 puntos.

Los Nets (1-2), que perdieron el segundo partido consecutivo, el primero fuera de su campo, tuvieron al base Deron Williams como su mejor hombre en ataque al conseguir 14 puntos, pero repartió sólo tres asistencias y perdió siete balones, lo que demuestra que sigue siendo su verdadera asignatura pendiente.

El escolta reserva MarShon Brooks aportó 12 puntos y el ala-pívot Kris Humphries logró un doble-doble de 11 tantos y 11 rebotes, que lo dejaron como el mejor de su equipo en el juego bajo los aros.