La justicia española avaló el martes la legalidad del matrimonio homosexual, siete años después de aprobarse la ley que reconoce la unión entre personas del mismo sexo en el país ibérico.

Los magistrados del Tribunal Constitucional, máximo órgano judicial de España, resolvieron por ocho votos contra tres desestimar el recurso presentado en 2005 por el Partido Popular, que pedía limitar el concepto de matrimonio al enlace entre un hombre y una mujer.

El fallo, contra el que no cabe recurso, pone fin a la incertidumbre jurídica que rodeaba estas uniones. Desde la entrada en vigor de la norma, más de 22.000 parejas se han casado en España.

España fue uno de los primeros países del mundo en reconocer el matrimonio homosexual. Lo hizo a través de una ley del gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero aprobada en 2005, que fue muy criticada por la Iglesia Católica y a la que se opuso el conservador Partido Popular, entonces en la oposición.

Preguntado en alguna ocasión sobre el asunto, el presidente Mariano Rajoy dijo que acataría la sentencia del Alto Tribunal.