Los Spurs de San Antonio han ganado cuatro campeonatos de la NBA, han llegado 32 veces a los playoffs y han capturado 18 títulos de división en sus 40 años de historia.

Sin embargo, a pesar de todos sus éxitos, nunca habían iniciado una temporada con cuatro victorias seguidas.

Manu Ginóbili, Tim Duncan, Tony Parker y el resto de sus colegas lo lograron por fin el lunes al aplastar 101-79 a los Pacers de Indiana para seguir invictos.

"Me sorprende que sigamos rompiendo récords", afirmó Parker. "Parece como que ya hicimos todo, pero ese es otro. Es magnífico".

Ginóbili reflexionó sobre el arranque sin precedentes de San Antonio.

"Es sólo una estadística, no tan importante a la larga", dijo el argentino. "(Pero) en este momento la estamos disfrutando. Es curioso que un equipo tan exitoso como este no haya arrancado tan bien antes".

Los Spurs superaron a los Pacers (2-2) con lo que se ha convertido en una fórmula familiar en los últimos años: un poco de Parker, un poco de Duncan y mucho apoyo de la banca.

Gary Neal anotó 17 puntos, DeJuan Blair 14 y Stephen Jackson 12 para establecer el ritmo de los reservas de San Antonio. Los Spurs superaron 57-35 a la banca de los Pacers.

"Como que ese ha sido nuestro lema", dijo Neal. "Con Manu saliendo de la banca y Stephen Jackson, esos señores podrían ser titulares en cualquier equipo de la NBA. Somos un equipo con profundidad. Sólo necesitamos sostener el esfuerzo cuando la banca entra a la cancha".

Duncan agregó 14 puntos y 11 rebotes, mientras que Parker concluyó con seis puntos, siete asistencias y sólo un balón perdido.

George Hill, ex base de los Spurs, encabezó a Indiana con 15 puntos. Paul George agregó 14 y David West metió 10.

Los Pacers sólo encestaron el 35% de sus tiros. San Antonio los obligó a perder el balón 14 veces en la segunda mitad.

"Su continuidad es evidente con sólo verlos jugar", dijo Frank Vogel, entrenador de Indiana. "Trece de sus 14 integrantes estaban aquí el año pasado y sus elementos centrales han estado ahí por muchos años ganando campeonatos. Es un sistema con el que están familiarizados. Son una máquina bien aceitada y juegan extremadamente duro en ambos extremos de la cancha".

Por otro lado, el Heat de Miami registró el lunes abundantes cifras ofensivas para deleitarse.

Y para ello hay que agradecer un esfuerzo defensivo mejorado.

LeBron James anotó 23 puntos y capturó 11 rebotes, Ray Allen alcanzó los 23.000 puntos en su carrera y Dwyane Wade aportó 22 para que el Heat de Miami despachase 124-99 a los Suns de Phoenix.

Chris Bosh concluyó con 18 puntos, Allen sumó 15 y Mario Chalmers finalizó con su segundo partido de 11 asistencias y un balón perdido de la joven temporada para Miami (3-1), que promedia 111,8 puntos en esta primera etapa.

"Todo está engranado a nuestra defensa", dijo James. "Cuando defendemos, podemos hacer lo que queramos a la ofensiva".

Es por eso que, al echar su primer vistazo a la hoja de estadísticas, el entrenador del Heat Erik Spoelstra rápidamente se enfocó en dos cifras: Phoenix tuvo una efectividad de 39,8%, y Miami registró una ventaja de 49-38 en rebotes capturados.

Después de pasar apuros en esas áreas en los primeros tres partidos de la campaña, Spoelstra exigió cambios, y su equipo escuchó.

"Me quedo con esas dos cosas", afirmó Spoelstra.

Ocho jugadores del Heat hicieron cuando menos un triple, un récord de la franquicia de acuerdo con STATS LLC.

Shannon Brown encabezó a Phoenix con 18 puntos tras salir de la banca. El argentino Luis Scola metió 15 unidades, Goran Dragic concluyó con 13 puntos y nueve asistencias, y Marcin Gortat anotó 12 para los Suns (1-3).

Scola hizo cinco canastas en 11 intentos y cinco tiros libres de los seis que cobró en los 33:27 minutos que participó en el juego.

"Para nosotros, las cosas no salieron muy bien", dijo Jared Dudley de Phoenix. "Para ellos sí salieron bien".

Allen se convirtió en el 24to jugador en la historia de la NBA en superar la marca de los 23.000 puntos cuando cobró un tiro libre con 1:01 restantes en el tercer cuarto.

"No es que signifique gran cosa", dijo con relación al hecho de haber alcanzado otro hito. "Es un signo, un sello, una verificación de todo lo que he hecho en mi carrera".

En otros resultados de la jornada, los Knicks de Nueva York vencieron 110-88 a los 76ers de Filadelfia; los Timberwolves de Minnesota 107-96 a los Nets de Brooklyn; los Grizzlies de Memphis 103-94 al Jazz de Utah; los Mavericks de Dallas 114-91 a los Trail Blazers de Portland; los Kings de Sacramento 94-92 a los Warriors de Golden State y los Cavaliers de Cleveland 108-101 a los Clippers de Los Angeles.