El programa de microcrédito del banco Santander Brasil se consolidó en su primera década de operaciones, con desembolsos que superan los 1.500 millones de reales (unos 750 millones de dólares), informaron hoy fuentes de la entidad.

La operación de microcrédito, que completó hoy diez años, benefició a más de 250.000 emprendedores y posicionó al Santander como el primero de ese segmento entre los bancos privados de Brasil, según relató en un encuentro con periodistas Jerónimo Ramos, director del área en la institución financiera.

"El microcrédito parte del origen mismo de los bancos, con una relación de confianza que promueve la inclusión social con una orientación financiera, en la que nuestros agentes de crédito se convierten cada vez más en parte activa de los proyectos de nuestros clientes", comentó a Efe el responsable de ese segmento.

Los 213 agentes de crédito del banco atienden 115.000 clientes en 600 municipios, de los cuales el 70 por ciento son mujeres, en su mayoría cabezas de familia, reciben créditos en promedio equivalentes a 1.870 reales (unos 935 dólares).

Ramos indicó que la región nordeste, una de las más desiguales del país, es la que más capta los recursos del microcrédito, que por la ley brasileña permite desembolsos entre 500 y 15.000 reales (entre unos 250 y 7.500 dólares) para cada persona, con tasas de interés entre el 2,0 y el 4,0 por ciento.

"El 70 por ciento de nuestros clientes paga una tasa del 2,0 por ciento, que es la mínima exigida por la ley, y el resto no paga más del 2,3 por ciento", subrayó el ejecutivo.

La modalidad de crédito solidario, además, posibilita que personas con restricciones en los sistemas de análisis de riesgo puedan acceder a los préstamos en conjunto con miembros de su familia o socios de sus pequeños negocios.

El microcrédito en Brasil alcanza para el banco de origen español un 96,6 por ciento de pagos al día en su cartera y representa el 2,0 por ciento de las operaciones.

El mercado de ese segmento, en tanto, ofrece un potencial de 52 millones de brasileños por fuera del sistema bancarios y 25 millones de emprendedores informales.